Tras la irrupción de la COVID-19 en nuestras vidas y el forzoso confinamiento domiciliario de la sociedad, fue cuando se hizo visible la otra pandemia: la de la salud mental. De este modo, los organizadores de la XXV edición del Congreso Nacional de Psiquiatría quieren acercar el mundo de la psiquiatría y la salud mental a la sociedad. En este marco se ha presentado el Libro Blanco de la Psiquiatría en España.

Celso Arango, expresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y Salud Mental, ha sido el encargado de iniciar la presentación del Libro Blanco, al que ha definido como una “herramienta más necesaria que nunca que nos haga una foto de cual es la realidad y la situación actual del país“. El objetivo de esta publicación es recoger el estado de la especialidad en un contexto de post-pandemia, identificar las principales necesidades y oportunidades de mejora y emitir recomendaciones basadas en las mismas.

Para ello, se ha hecho un plan de trabajo que se inició en la segunda mitad del año 2021. Este plan esta vertebrado en cuatro fases: organización y planificación; diagnóstico de la situación; mejoras y conclusiones y recomendaciones, la fase en la que estamos actualmente. En este sentido, ha señalado el plan estratégico del Libro, enfocado en dos niveles, nivel estatal y autonómico. En cuanto al nivel estatal, se enmarca en la estrategia en salud mental del SNS 2022-2026 y el Plan de Acción de Salud mental 2022-2024. Por otro otro lado, la estrategia autonómica es mucho más heterogénea dependiendo de las comunidad autónoma que haga referencia. No obstante, los puntos donde más incide en son: La Salud Mental Infanto Juvenil; Atención Comunitaria y modelos de recuperación; la prevención y abordaje de la conducta suicida; humanización en la atención y transformación digital de los servicios de salud.

La especialidad de Psiquiatría en España

Por su parte Victor Pérez, actual presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y Salud Mental, que cede el testigo de la sociedad a Manuel Martín Carrasco en este congreso, ha hecho un análisis del estado de la especialidad de Psiquiatría en nuestro país. Al igual que Arango, el especialista ha recalcado la gran diferencia entre las metodologías de trabajo de las comunidades autónomas en todos los ámbitos: organización asistencial, formación y docencia, investigación e innovación y el censo de psiquiatras etc.

Víctor Pérez Sola, Manuel Martín Carrasco y Celso Arango, durante la presentación del Libro Blanco de la Psiquiatría.

En este sentido, Pérez ha destacado la “preocupante situación de la pirámide de edad de los especialistas en España. Casi el 21 por ciento de los psiquiatras en España tienen una edad superior a los 60 años, que contrasta notablemente con los apenas 6 por ciento de especialistas menores de 30 años. Esto vislumbra un receso claro de la especialidad en España. Además, señala la distribución tan heterogénea del número de psiquiatras por cada 100.000 habitantes que refleja un promedio de 9,27 especialista por cada 100 habitantes. El País Vasco es la región con el número más alto con 15 especialistas por cada 100.000 habitantes por los 4,72 que tiene Melilla. “Esto es debido a los diferentes modelos implantados por las comunidades autónomas”, ha aseverado Victor Pérez.

Sin embargo, no son todo malas noticias, ya que se puede ver una evolución positiva de la tasa de psiquiatras en España desde 2015, con un aumento de 1,20 puntos. Aunque el profesional señala que “aún estamos muy lejos de los datos que presentan el resto de países de referencia. Para ello, ha explicado las necesidades futuras de la especialidad”.

Barreras de la especialidad

La primera de ellas es la abismal diferencia en la remuneración de los psiquiatras. En el extranjero el sueldo de los profesionales triplica al salario español. Esto provoca un éxodo constante de nuestros especialistas hacia otros países del entorno. Para ello el presidente de la SEPB aboga por la incorporación entre 360 y 560 psiquiatras al año para alcanzar ratios óptimos de entre 13-15 especialistas por 100.000 habitantes en el año 2026. No obstante, Pérez afirma que aún estamos muy lejos de esos datos.

Por último el presidente ha concluido ha insistido en la importancia de incrementar los ratios de psiquiatras debido al aumento de la demanda vinculada a trastornos mentales, en especial en población infanto-juvenil. De hecho, esta tendencia se ha agravado por la situación post Covid. Pero para ello es necesario derribar las barreras existentes en este ámbito. En las que ha destacado 4 por encima de todas: las condiciones laborales poco atractivas; las tasas de burnout, desgaste emocional y absentismo laboral; el insuficiente número de especialistas formados anualmente en el MIR y el alto número de jubilaciones en los próximos años. “La realidad es la realidad y es muy dura” ha subrayado Victor Pérez.


También te puede interesar…