La primaria define su espacio en la nueva atención al paciente oncológico

301

Los médicos de atención primaria también han respaldado la declaración reciente que pide la puesta en marcha de un Plan de Cáncer en 2020. Tanto la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) como la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), se han adherido al texto presentado el pasado lunes en la Jornada Virtual “Una nueva atención oncológica”, organizada por la Fundación ECO.

Desde el primer nivel asistencial, Fátima Santolaya, miembro del Grupo de Trabajo de Cuidados Paliativos y Oncología de SEMG, subraya, en declaraciones a GM, que “la atención primaria, debe participar en el nuevo planteamiento de la atención a los pacientes oncológicos insistiendo en la inclusión de los mismos en el diseño y orientación del sistema sanitario, aprovechando su accesibilidad, cercanía y conocimiento de aspectos sociales, sanitarios y personales”.

La portavoz de SEMG remarca también que es la AP “la que puede garantizar la equidad en la asistencia sanitaria, colaborando en el diseño de nuevas organizaciones, en el que los cuidados oncológicos y los trabajos transversales constituyan la mejora en las prestaciones a los pacientes oncológicos·.

Santolaya destaca que el primer nivel asistencial “ocupa un lugar fundamental en el sistema sanitario y, en especial, en la atención a los pacientes crónicos, algo que en los pacientes oncológicos tiene un aspecto esencial”.

Recursos, profesionales y formación

Por ello, considera que debe asumir “la promoción de la salud, la prevención, el diagnóstico precoz y el seguimiento de pacientes oncológicos”, aunque para cumplir este objetivo es necesario, en su opinión, “un aumento de los recursos económicos y profesionales, así como de la formación en aspectos especiales de la patología oncológica”.

A lo largo de la jornada, se planteó la necesidad de evitar que la atención primaria y la especializada sigan siendo compartimentos estancos. La impresión de Fátima Santolaya es que tras la pandemia de COVID-19 se ha intensificado la orientación “hospitalocentrista” del sistema sanitario español.

En la atención a los pacientes oncológicos, esto es todavía más apreciable, ya que en muchas comunidades autónomas no existe posibilidad de contacto entre médicos de familia y oncólogos, lo que sin duda complica la continuidad asistencial”, detalla.

Acceso a pruebas oncológicas y a la información sobre el paciente

Además, añade que existen también claras diferencias en el acceso a las pruebas diagnósticas y a la información de los pacientes oncológicos. Por ejemplo, cita que solo cuatro comunidades autónomas tienen una historia electrónica única que permite conocer el tratamiento recibido por el paciente oncológico.

Especialistas y profesionales de enfermería también reconocieron el papel clave del médico de atención primaria en la atención a los largos supervivientes. La portavoz de SEMG también lo remarca. “Tenemos un papel fundamental en el seguimiento de los pacientes largos supervivientes de cáncer, tanto en la prevención de efectos secundarios de los tratamientos a largo plazo, como puede ser el aumento de riesgo cardiovascular, como en el diagnóstico precoz de segundas neoplasias o de recidivas”, asegura.

Además, añade que es fundamental llevar a cabo desde aquí el seguimiento y acompañamiento en las secuelas tanto físicas, como psicológicas y sociales de estos pacientes, su incorporación a la vida laboral, aspectos sociosanitarios y, sobre todo, aspectos personales de la convivencia.

En otros aspectos como la detección precoz y la prevención del cáncer la implicación de la primaria resulta igualmente fundamental, según la visión de Santolaya.

“Desde aspectos básicos de promoción de la salud, tan claros como la lucha contra el tabaco, la exposición a radiación o a tóxicos, riesgos laborales, prevención de la obesidad, realización de ejercicio físico, a la detección precoz y el diagnóstico de los procesos oncológicos, tanto primarios, como recidivas  o segundas neoplasias”, puntualiza.

Efectos secundarios e interacciones

Otro aspecto esencial es la valoración de efectos secundarios e interacciones del tratamiento oncológico, “algo que suele olvidarse en el tratamiento de estos pacientes y que suele recaer en atención primaria, en muchas ocasiones, sin conocer los fármacos utilizados en los tratamientos”.

Para finalizar, la portavoz de SEMG recalca que los médicos de familia tienen muy claro que existen otros compañeros de otras especialidades que saben y conocen mucho de la patología oncológica, pero incide en que quien más sabe de su cáncer es el propio paciente y es éste el que debe implicarse, tanto en la prevención como en el seguimiento de la misma, ocupando el auténtico eje del diseño de la atención a los pacientes oncológicos, con claro carácter participativo, y no solo el orientativo, como en muchas ocasiones, taly como asegura, suele pasar.


También te puede interesar…