La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) celebra el 44º Congreso Nacional de la SEMI donde se analiza el presente y futuro de la especialidad. En este sentido, Monserrat Chimeno, vicepresidenta primera de la SEMI y presidenta del comité científico del 44 Congreso ha desgranado para GM los principales retos que debe de hacer frente la medicina interna, entre los que destaca el dar visibilidad a la población la labor de los internistas.

Pregunta. ¿Cuáles cree que van a ser los temas más destacados que se van a abordar en esta edición del Congreso?

Respuesta. Todos los temas van a ser muy interesantes. A los internistas, todas las áreas nos parecen muy interesantes, porque valoramos a la persona de una manera integral. Sin embargo, si tuviera que decir sólo uno diría las enfermedades minoritarias y autoinmunes. Por otro lado, las nuevas tecnologías y la salud digital es ahora mismo un área muy atractiva. Asimismo, enfermedades clásicas como la diabetes siempre atraen a mucha gente por la prevalencia que tiene.

P. Uno de los temas que han abordado en la rueda de prensa de presentación es la dificultad de cubrir las plazas y sobre todo en entornos como en el medio rural. ¿Cómo debe abordarse este problema y cuáles son los principales retos de la medicina interna en el medio rural?

R. La medicina interna es una especialidad que trata todo tipo de patologías y pacientes. El profesional médico no tiene una preferencia estipulada por un entorno rural o urbano, sino que en un gran hospital o un área con muchos servicios trata una mayor diversidad de patología. Por ello, desde la SEMI estamos intentado que aquellos profesionales que escojan un entorno rural tengan acceso a la investigación, a becas, a todo lo que podamos aportarle desde la Sociedad para hacer ese destino más atractivo. Estamos trabajando para dotar a estos internistas de una serie de ventajas fiscales, económicas, de ponderación de puntos para las oposiciones etc, sin embargo, solo podemos insistir o recomendar a las administraciones para que lleven a cabo estas medidas.

No en vano, el internista puede perfectamente desarrollar su trabajo en una zona rural. De hecho, en ocasiones es mucho más gratificante que en un Hospital grande. En un entorno rural no dispones de otras muchas especialidades por lo que no compartes el paciente con otros profesionales. Es una atención integral en toda regla. Por tanto, la asistencia que le das al paciente en una zona rural o en un hospital comarcal es mucho más cercana y tan buena como la de un centro con más servicios.

P. ¿Qué medidas está tomando la SEMI para hacer la especialidad más interesante para los estudiantes y evitar el éxodo especialistas al extranjero?

R. En los congresos, la SEMI da el valor que merece a los estudiantes, sobre todo para que conozcan adecuadamente la especialidad. En muchas ocasiones, los estudiantes no saben realmente la labor que realiza la medicina interna y mucho menos el grueso de la población. Por ello, desde la Sociedad hacemos una labor de visibilización hacia los estudiantes. De hecho, en este 44ª Congreso habrá una tarde del estudiante para que nos conozcan. En cuanto al freno del éxodo de especialistas al extranjero es un tema muy difícil porque entran muchas variables y depende de cada persona. Aunque, desde la SEMI pensamos que la especialidad de Medicina Interna en España es muy atractiva con una formación muy amplia e integral

P. Cada vez es más habitual el uso de la telemedicina, la inteligencia artificial, las nuevas tecnologías toman cada vez más relevancia en distintas especialidades. ¿Qué papel juegan en el día a día de los internistas actualmente y si se van a presentar novedades al respecto en este congreso?

R. No se puede concebir la medicina del siglo XXI y la medicina interna sin la colaboración de las nuevas tecnologías. Son instrumentos que nos van a hacer crecer y atender mejor a nuestros pacientes, por ello, tenemos que ir de la mano de ella. Actualmente, la telemedicina ofrece muchas posibilidades para la atención a los pacientes crónicos o a aquellos que por sus características no pueden desplazarse a los hospital tan asiduamente, y mejora notablemente su calidad de vida. Todas las nuevas tecnologías nos van a facilitar la atención de los pacientes, la IA nos va a aportar mucha información en cuestión de datos, además de dotarnos de mucha más información que nos permite hacer un abordaje más exacto al paciente. De hecho, el 65 por ciento de los internistas considera que la incorporación de la inteligencia artificial será clave en la práctica clínica asistencial en el futuro.

P. ¿Cuáles dirías que son los principales retos a los que se enfrenta la medicina interna a corto medio y largo plazo?

R. El principal reto que tiene la medicina interna es dar visibilidad a la especialidad en la población. Muchas veces la gente no sabe bien qué es un internista, por lo tanto, tenemos que trabajar para hacer comprender a la gente la labor que desempeñamos. Por otro lado, otro reto que tenemos que hacer frente es la cronicidad, la nueva pandemia del siglo XXI. Los avances científicos han conseguido aumentar la esperanza de vida permitiendo que las personas vivan más, pero presentan un perfil más envejecido, polimedicado y conviviendo con varias enfermedades de manera crónica. Por lo que, es fundamenta aprender y comprender de manera integral este nuevo perfil de los pacientes. Además, desde la SEMI consideramos que para dar una atención de mayor calidad y mas exacta, estos pacientes deberían de ser atendidos preferiblemente por solo una persona, el internista, y que no se fragmente su atención en múltiples especialidades.

Asimismo, otro reto que debemos enfrentar es la promoción de la eficiencia del sistema sanitario. Para ello, tenemos que promover la coordinación entre niveles asistenciales: atención primaria, atención hospitalaria, coordinación sociosanitaria y los trabajos multidisciplinares. El internista esta totalmente capacitado para el trabajo en equipo con enfermería, trabajo social, diferentes categorías sociales, ya que es la única manera que tenemos de atender a nuestros pacientes que están caracterizados por una alta complejidad. También tenemos otros retos como el cambio climático, o los cuidados paliativos, que son importantes y debemos de afrontar correctamente, pero quedan supeditados al reto de la cronicidad.


También te puede interesar…