La investigación en enfermería se centra en la calidad de la atención que reciben los pacientes en mejorar sus vidas principalmente, por eso es tan relevante potenciarla y no siempre se hace.

Desde la administración pública existen convocatorias, como becas impulsadas desde algún gobierno autonómico como el de Navarra. Pero desde el Consejo General de Enfermería (CGE) consideran que, en muchas ocasiones, estas ayudas son de difícil acceso ya que los requisitos y las bases continúan las líneas existentes de hace años orientadas a perfiles de otros profesionales sanitarios.

“Por ejemplo, en ocasiones siguen sin reconocerse la titulación de grado para los contratos de investigadores, basándose en lo referente a la contratación de enfermeras en la diplomatura que se extinguió hace años”, explica a GM, Guadalupe Fontán, coordinadora del Instituto Español de Investigación Enfermera del Consejo General de Enfermería (IE).

“La investigación evidencia la visión holística que tenemos las enfermeras y la sensibilidad hacia temas que pueden afectar a las personas de cualquier edad a lo largo de toda su vida”

Guadalupe Fontán, coordinadora del Instituto Español de Investigación Enfermera del Consejo General de Enfermería (IE)

Además de reforzar el aspecto económico, desde el organismo colegial inciden en la poca disponibilidad de tiempo que tienen las enfermeras para realizar estas labores. “Es algo que no tenemos reconocido en nuestro horario laboral como lo tienen otros profesionales. Sería necesario poder cambiar este aspecto, facilitar los contratos de intensificaciones o poner en marcha otras medidas que han demostrado que pueden ser eficaces”, explica. De esta forma, según la coordinadora, se podría incentivar la investigación en la profesión “sin que suponga una sobrecarga personal e inversión de tiempo que se deba restar del tiempo familiar o de ocio”.

La investigación enfermera no solo está centrada en la atención; también se enfoca en la cronicidad, la salud mental, las tecnologías digitales y aspectos sociales que repercuten directamente en la salud de todas las personas. “Esto evidencia la visión holística que tenemos las enfermeras y la sensibilidad hacia temas que pueden afectar a las personas de cualquier edad a lo largo de toda su vida”, comenta Fontán, que explica cómo está organizada la investigación desde el organismo colegial. Se cuenta así con dos institutos, uno de ellos dedicado a la Formación sanitarias (ISFOS) y “otro centrado en el fomento e impulso de la investigación enfermera como motor de la profesión a través de Instituto Español de Investigación Enfermera”, recuerda Fontán, que menciona las diversas acciones y líneas con las que se busca facilitar y potencial la investigación enfermera, entre ellas ayudas y premios.

Premios a la investigación enfermera

Los Premios de investigación de Consejo General de Enfermería poco a poco se están consolidando como un evento de alto nivel para la profesión. Ya se preparan actualmente para su tercera edición y sus responsables observan que la calidad de los proyectos de los candidatos a los mismos va en aumento.

Guadalupe Fontán.

En la pasada edición, un total de 95 trabajos se presentaron a este certamen cuyo objetivo era “incentivar y motivar a los profesionales de Enfermería en la elaboración y desarrollo de proyectos de investigación, así como otorgar visibilidad y difusión a las aportaciones de la profesión enfermera a los resultados de salud”.

Este gran interés por la investigación por parte de la profesión motiva al CGE para que se convierta en un referente y un lugar de encuentro para el talento enfermero. “Los premios de investigación del CGE tiene dos líneas: por un lado, están las ayudas para poder llevar a cabo investigaciones que obtengan resultados en salud con impacto para la población en diversos ámbitos como el hospitalario, el familiar y comunitario, el ámbito de la innovación (nuevas tecnologías, patentes…) y otros ámbitos profesionales. Por otro lado, otra línea se dedica al reconocimiento a la mejor tesis doctoral leída y defendida, que tiene un premio de 5.000 euros”, aclara la coordinadora.

Estos premios se centran no sólo en la calidad asistencial, también en intervenciones educativas enfocadas en la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades, una rama en las que se centra la enfermería y la atención primaria. Además, promocionan la puesta en marcha de soluciones tecnológicas que pueden facilitar la comunicación entre pacientes y profesionales, así como mejorar la accesibilidad a la sanidad de los más vulnerables.

La investigación enfermera en auge

El Informe ‘Celebramos ciencia Datos 2020 Publicado noviembre 2021”, de ICONO de FECYT revela que a la enfermería aún le queda un “largo camino” que recorrer para poder equipararse al número de publicaciones científicas de otras profesiones. “Por esto es fundamental apoyar nuestras publicaciones y difundir los resultados, ya que existen dificultades económicas para llevar a cabo las publicaciones y las traducciones”, insiste Fontán.

Desde el CGE aseguran que el papel de las revistas científicas es de especial importancia, ya que “son el soporte principal de la difusión de los resultados de la investigación y constituyen el principal canal a través del cual se comparten los avances clínicos, se intercambian opiniones y se proponen teorías”.

Fontán asegura que se ha ido pasando “de la cantidad a la calidad” en las investigaciones y en los artículos de difusión de resultados. “Hemos observado un cambio en el impacto de tres revistas españolas que han logrado alcanzar recientemente factor de impacto JCR. Estas son ‘Enfermería Intensiva (Q3)’, ‘Enfermería Clínica (Q4)’ y ‘Rol de Enfermería (Q4)’”, añade.

Asimismo, asegura que este cambio a mejor se debe a los cambios producidos por los RD 55/2005 y 56/2005 que recogen la estructura de titulaciones incorporadas al Espacio Europeo de Educación Superior, surgido de la Declaración de Bolonia, y que ha permitido la ruptura del techo académico. “Desde entonces la progresión ha sido buena, si lo comparamos con la situación de hace 15 años, hemos podido comentar un verdadero desarrollo académico y científico”.

Una mirada a futuro

Desde el CGE se busca seguir fortaleciendo e impulsando la creación alianzas y sinergias entre enfermeras del ámbito académico y enfermeras clínicas para obtener resultados en salud que se trasladen a la práctica diaria, mejorando la atención y los cuidados, así como la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades.

“Vamos a continuar con las líneas iniciadas hace dos años y que están teniendo mucho éxito con las ayudas a colegios y sociedades científicas para que ellos pongan en marcha a nivel local acciones que fomenten y apoyen la investigación enfermera, el reconocimiento, así como la visibilidad de las investigaciones realizadas y la difusión del conocimiento generado y los resultados”, apunta la coordinadora del Instituto.

Por otra parte, asegura que seguirán realizando ayudas a los doctorandos ya que son muy costosos “en muchos aspectos, no solo en el económico” para llevar a cabo las tesis que desde el CGE consideran fundamental para el crecimiento de la profesión.

“Como novedad, desde ISFOS se pondrá en marcha formación para facilitar el acceso a las especialidades enfermeras vías EIR para el próximo año 2024”, concluye Fontán.


También te puede interesar…