Desde el pasado mes de septiembre en España las comunidades autónomas comenzaron la campaña de vacunación contra el virus respiratorio sincitial (VRS) en bebés con el fin de evitar que este invierno surjan bronquitis en los menores. Sin embargo, los expertos piden que no se deje de lado a los mayores de 65 años y a personas que sufren patologías subyacentes. Datos recogidos en el artículo, ‘Adjusting for Case Under-Ascertainment in Estimating RSV Hospitalisation Burden of Older Adults in High-Income Countries: a Systematic Review and Modelling Study’, publicado por la Universidad de Edimburgo, señalan que en todo el mundo se producen cerca de 787.000 hospitalizaciones por VRS y que se han producido entre 22.000 y 47.000 muertes en mayores de 65 años en países de altos ingresos.

Una publicación de la revista Nature, en la que han participado varios expertos de epidemiología y enfermedades infecciosas, pone de manifiesto el incremento de casos de adultos mayores que son hospitalizados como consecuencia del virus respiratorio sincitial. En este sentido, Ann Falsey, pediatra y especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital General de Rocherter de Nueva York, expuso su propia experiencia para alertar sobre este problema. Su padre, un hombre de 80 años, fue hospitalizado por una grave dificultad para respirar. Al explorarle, los primeros indicios apuntaban a que esta complicación se debía a la insuficiencia cardiaca que sufría, pero al observar que no había mejora tras el tratamiento que se le administró Falsey pidió al jefe de enfermedades infecciosas, Edwar Walsh que viese a su padre. Su diagnóstico fue claro: VRS.

Este virus afecta a 33 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo anualmente. Cifra que muestra la importancia de proteger a este grupo poblacional. Pero, la historia de Falsey, como ella misma señala, “es un gran ejemplo de una tendencia más amplia y problemática en la medicina. La gente ni siquiera considera un diagnóstico de VRS en adultos”. Esto se debe a que el virus causa problemas severos en la población pediátrica, ya que normalmente cuando las personas envejecen, su inmunidad se desarrolla y sus vías respiratorias se agrandan.

Población adulta de riesgo

A pesar de que lo normal es que con el envejecimiento el riesgo de que el VRS genere complicaciones graves disminuya, hay personas con afecciones subyacentes, como diabetes o enfermedades pulmonares, en las que puede representar un riesgo significativo. Esta infección puede desencadenar patologías muy graves como neumonía o insuficiencia cardiaca congestiva y agravar los síntomas de los pacientes con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Los adultos más susceptibles son los que tienen algún problema cardiaco o respiratorio crónico, los inmunocomprometidos y los mayores de 65 años.

Cada año, en Estados Unidos, el VRS causa cerca de 159.000 hospitalizaciones, 119.000 visitas a urgencias y 1,4 millones de citas ambulatorias en adultos mayores. Las tasas de mortalidad entre los hospitalizados oscilan entre el seis y el ocho por ciento, es decir, entre 9.500 y 12.700 fallecimientos anuales.

De acuerdo con la publicación de Nature, se estima que cada año en Estados Unidos, el VRS cause alrededor de 159.000 hospitalizaciones, 119.000 visitas a urgencias y 1,4 millones de citas ambulatorias en adultos mayores. Por otra parte, las tasas de mortalidad entre los hospitalizados oscilan entre el seis y el ocho por ciento, es decir, entre 9.500 y 12.700 fallecimientos anuales.

En España, tal y como expone la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (Fenaer), no existen datos exactos sobre la incidencia anual, aunque algunas publicaciones apuntan a que el VRS es agente causal de múltiples neumonías en adultos hospitalizados en la temporada epidémica de noviembre a marzo. De hecho, el último informe del Sistema de Vigilancia de Infección Respiratoria Agudas del Instituto de Salud Carlos III, señala que en lo que llevamos de temporada 2023-2024 se han analizado 4.207 muestras de VRS de las cuales 70 han sido positivas, cinco de ellas en mayores de 65.

Vacunas y pruebas de detección

No obstante, los expertos consideran que el impacto del VRS en adultos podría reducirse drásticamente con la reciente aprobación de dos nuevas vacunas por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). En concreto, las vacunas Arexvy de GSK y Abrysvo de Pfizer, que también han sido recomendadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para adultos de 60 años o más.

La primera de estas vacunas mostró una eficacia de casi el 83 por ciento en la prevención de la infección por VRS en los adultos mayores de 60 años y de casi el 95 por ciento en aquellos que además tenían una afección médica subyacente. La segunda vacuna demostró niveles similares de eficacia, casi un 86 por ciento para adultos mayores de 60 años. Por otro lado, la biotecnológica Moderna está desarrollando una vacuna basada en ARNm y la empresa Bavarian Nordic está creando vacunas recombinantes que utilizan como plataforma el vector vírico Modified Vaccinia Ankara (MVA).

También es necesario estudiar e investigar más este virus y sus efectos en la población adulta. La publicación de Nature recomienda las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para detectar el virus en adultos, ya que identifica correctamente esta infección en el 93 por ciento de los casos. En este sentido, los expertos subrayan la importancia de crear conciencia, tanto en médicos como en pacientes, sobre la importancia de proteger a los mayores de este virus. “Si los profesionales de la salud no son conscientes de que el VRS es un patógeno adulto, no recomendarán la vacuna”, señala Helen Chu, especialista en infecciones respiratorias virales de la Universidad de Washington.

“Lo importante es que habrá vacunas disponibles, pero el factor clave será si estas vacunas se recomiendan o no como parte de la inmunización en este grupo de edad”, concluye Harish Nair, epidemiólogo de la Universidad de Edimburgo.


También te puede interesar…