Premios BiC 2020

Ampliar la capacidad de detección de la COVID-19 es un reclamo y una necesidad en todas las comunidades autónomas. Hace unos días, la Comunidad de Madrid, en concreto, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid daba un paso al frente proponiendo la posibilidad de que las oficinas de farmacia dispensen los test de la COVID-19.

Esta idea es respaldada por expertos en Salud Pública. “Hay que tener en cuenta que estas pruebas ya se pueden conseguir por otros canales como Internet. Es por tanto mucho mejor que puedan ser dispensados en las farmacias e incluso recomendar al ciudadano a realizarse la prueba en la propia farmacia, donde el farmacéutico comunitario puede ayudar en la interpretación y asesoramiento”, apunta a GM Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos. “La oficina de farmacia es un recurso sanitario potente y también puede ser muy aprovechado en la lucha contra la COVID-19”, refrenda este experto.

En esta línea, José María Martín Moreno, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Valencia, considera que es una idea interesante. El experto explica que teniendo en cuenta que estos test son en el momento actual accesibles a través de vías cuya fiabilidad no está contrastada, “las farmacias dan mucha más garantía de fiabilidad y de apoyo para utilizar un test de más calidad”.

Pasos en el diagnóstico

Además, está convencido de que podría resultar de gran ayuda en el diagnóstico. “Eso es así por el apoyo a la interpretación y asesoramiento tras el resultado. Pero es que, además, los test que se ofrezcan desde las farmacias tendrán en principio más fiabilidad”. Martín Moreno recuerda que todos los test no son igualmente fidedignos, sino que pueden ser muy diferentes en cuanto a su validez o fiabilidad. Algo que incide se aprendió durante los meses de marzo y abril cuando los resultados de los test resultaron discutibles. “En realidad, estos test tienen características intrínsecas de sensibilidad y especificidad, y el impacto en términos de valores predictivos”. En definitiva, remarca, es crucial que los test tengan alta sensibilidad y especificidad, con la consiguiente capacidad predictiva, y eso, dice, está mucho más garantizado desde la red farmacéutica. 

La farmacia

Por su parte, la farmacia madrileña recuerda estar “preparada” para colaborar en la detección precoz de contagios. De este modo, ha solicitado a las autoridades sanitarias la autorización para dispensar test rápidos individualizados a través de la red de oficinas de farmacia. “Como hemos demostrado durante la crisis, los farmacéuticos somos parte de la solución para superar la actual crisis sanitaria, pero tienen que contar con nosotros”, señala el presidente del COFM, Luis González. En su opinión, “no tiene sentido que los test de detección del virus SARS-CoV-2 o de anticuerpos estén a la venta en Internet, sin ninguna garantía legal ni sanitaria para los ciudadanos, y no sean accesibles a la población a través de las oficinas de farmacia, contando con la autorización del Ministerio de Sanidad y el consejo experto del farmacéutico”, incide.

El Ministerio

Con la pelota en el tejado del Ministerio de Sanidad, este ya se ha posicionado. Fernando Simón no ve claro —cuando menos— que las farmacias deban dispensar test rápidos de detección de la COVID-19. Si no tanto por la dispensación… Sí por la interpretación que requieren, a su juicio, los resultados de estas pruebas. Sean positivos o negativos. En su comparecencia de este 7 de septiembre, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias Simón ha indicado que “el significado de los resultados de un test cambia según la incidencia de la enfermedad; no se pueden interpretar bien (test) si no se tiene información de la incidencia de cada zona, la interpretación no es sencilla”. “Estamos tratando de evaluar la validez de las nuevas pruebas”, ha informado. Aunque considera que el Ministerio “no puede negarse” a que cualquiera se realice a decisión propia una prueba diagnóstica, considera que hay que tener claro “si los test aportan o no aportan”, en alusión a su sensibilidad y, por ende, fiabilidad. No obstante, el director del CCAES ha confirmado que la Aemps está trabajando “para dar respuesta” a la solicitud del COF de Madrid.