Por primera vez en mucho tiempo, un representante del Ministerio de Sanidad, en esta ocasión la nueva directora general de Ordenación Profesional, Celia Gómez, ha acompañado a las ocho entidades que integran el Foro de Atención Primaria en la jornada organizada para celebrar su día especial.

Seguramente sea una de las novedades más llamativas de la celebración de este año. Lo que no cambia, por desgracia, es la situación del primer nivel, que sigue en caída libre, a juzgar por la gravedad de los mensajes de los portavoces de sociedades científicas, entidad colegial y sindicatos que integran este foro.

A pesar del esfuerzo de Gómez por trasladar a los allí presentes el compromiso del ministerio de Sanidad con el primer nivel asistencial, tomando como punto de partida es el Marco Estratégico de la Atención Primaria y comunitaria de 2019, que ha dado paso al anunciado Plan de Acción, las reflexiones de la portavoz del Gobierno no convencen.

Ni siquiera el anuncio de la directora de Ordenación de las diferentes actuaciones en marcha para reducir uno de los problemas atávicos de los profesionales de primaria, la precariedad. En este sentido, Gómez recordó que se contemplan dos procesos de estabilización y que hay a la vista una reunión de la Comisión Técnica Delegada para la organización de las plazas. “Las indicaciones con las que trabajamos pasan por tener en cuenta también los eventuales estructurales, que no habiendo sido ocupadas de forma permanente sí han sido ocupadas por distintas personas, porque son necesidades estructurales”, explicó.

“La idea es que al final con estos procesos y modificación del estatuto marco se impida que vuelvan a producirse estas situaciones. Hay que hacer el esfuerzo de ajustarse a la norma y evitar entrar en un proceso de temporalidad, que se hará limitando por ley, lo que exigirá un esfuerzo mayor”, detalló Gómez.

‘Consejeros gratuitos’

El agradecimiento de los miembros del foro por su presencia iba acompañado de otra petición colectiva, la de que Sanidad tenga en cuenta su visión y experiencia en la búsqueda y puesta en marcha de las soluciones, necesidades urgentes que dependen de la voluntad política. Así lo hicieron saber, entre otros, el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, Antonio Fernández-Pro, que aludió a que quizá esa falta de voluntad real se deba a que el 70 por ciento de los vecinos de la sede colegial, en referencia al Congreso de los Diputados, no utilizan el sistema sanitario público y son ajenos a sus problemas y realidades.

“El 70 por ciento de los vecinos (diputados) no son pacientes de la sanidad pública y no conocen sus problemas”

Antonio Ferández-Pro (SEMG)

En la misma línea, Tomás Cobo, presidente de la OMC, insistía en que están aquí “para tratar de solucionar problemas y generar sinergias para resolverlos”. “Es la actitud que hemos tenido y vamos a mantener. Somos consejeros gratuitos para la administración”, defendió.

Por su parte, José Polo, presidente de Semergen, también puso el foco en las soluciones, citando su documento de reconstrucción de la AP, que “además de exigir una inversión económica, también refleja cuestiones fundamentales para el cambio sustancial en la gestión integral de la asistencia sanitaria: gestores de demanda y supresión de trabas administrativas, potenciar la formación para aumentar la capacidad de resolución del médico de Familia y equiparación de prestaciones en todas las comunidades autónomas, potenciar la investigación y la presencia de la Medicina de Familia en la formación pregrado”.

“Pasamos de ser un referente a mostrar todas las flaquezas que entraña el no planificar

María Fernández (Semfyc)

Desde Semfyc, su presidenta, María Fernández, elevaba el tono crítico: “Pasamos de ser un referente a mostrar todas las flaquezas que entraña el no planificar. Hoy reclamamos una reforma del modelo y suficiente dotación presupuestaria para apostar por una AP con visión de equipo, orientada a la prevención y con visión comunitaria”, subrayó. “Nos empezamos a cansar de hablar en positivo. Necesitamos que nos apoyen todos”, en referencia al apoyo social que hizo posible, tal y como explicó, el éxito de la marea blanca en la comunidad madrileña.

Por su parte, y apenas unos minutos después del anuncio de la directora de ordenación profesional, la secretaria técnica de AP de CESM, Ana Giménez, ponía el dedo en la llaga: “La AP no tiene límite de trabajo, pero su financiación es muy limitada, con salarios nada competitivos, con cargas de trabajo ilimitadas, con imposibilidad de atraer a nuevos profesionales al nivel porque saben que pueden trabajar en otros destinos con mejores condiciones. Por todo ello la AP está al borde de la muerte“, concluyó.


También te puede interesar…