¿Qué papel están teniendo otros microorganismos en las enfermedades respiratorias? ¿Están las comunidades preparadas? La Cátedra de Investigación en Vacunas de la Universidad Rey Juan Carlos, un año más, organizó su sesión extraordinaria, celebrada en la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), para avanzar en estos aspectos. Una vez más los expertos remarcaron que los beneficios de las estrategias de prevención, preferentemente a través de la vacunación son indiscutibles y eficientes.

Rosa Ramírez.

Rosa Ramírez, subdirectora general de Promoción, Prevención y Educación para la Salud de la Comunidad de Madrid, repasó los datos de la campaña de vacunación de la temporada pasada. A falta de que se confirme cuando arrancará la campaña madrileña los objetivos de vacunación siguen aumentando. La buena noticia es que el año pasado se cumplieron objetivos. En total, apuntó Ramírez, se compraron 1.300.000 dosis. Como destacó fue una campaña “atípica”. El sistema centinela detectó de entre 3.320 muestras de cuadros respiratorios en atención primaria 0 casos de gripe. Por su parte, los datos de ingresos hospitalarios también confirmaron esos 0 casos de gripe.

En cuanto a las coberturas de vacunación, en la Comunidad de Madrid aumentó la población vacunada hasta alcanzar el 1.504.837 de personas inmunizadas de la gripe.

En cuanto a los objetivos de vacunación, mientras que en el 2021 en la población de más de 65 años era del 64,8 por ciento, este año asciende al 75 por ciento. En cuanto a los profesionales sanitarios el objetivo alcanza también el 75 por ciento de sanitarios vacunados y el 60 por ciento de embarazadas inmunizadas.

Los académicos de la RANM, Jorge Alvar y Ángel Gil de Miguel, coordinadores de la sesión.

Isabel Jimeno, miembro del Grupo de Vacunas de la SEMG, avanzó datos sobre la aceptabilidad de la vacuna de la gripe de alta carga antigénica en las residencias de ancianos de la comunidad.  Estas vacunas, señaló, evitaron hasta un 26 por ciento de hospitalizaciones; un 46 por ciento de ingresos en UCI; y un 30 por ciento de defunciones. Estas vacunas dirigidas a personas en edad avanzada cuentan con cuatro veces más de antígenos, lo que mejora la protección en esta población de riesgo.

Así, se puso de manifiesto la necesidad de contar con este tipo de vacunas para estas poblaciones a fin de continuar blindando la protección de la población.