Monitorización remota

En plena pandemia, los pediatras del primer nivel también han jugado un papel esencial en la atención a niños y adolescentes.

Su labor no solo se ha centrado en el seguimiento de pacientes con sospecha de Covid-19, sino también en el tratamiento de otras patologías que han seguido atendiendo principalmente por vía telefónica o presencialmente en caso de que fuera imprescindible.

Conscientes de que su labor seguirá siendo clave de cara al próximo otoño, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) ha reclamado medios materiales y humanos para poder realizar un seguimiento adecuado de estos casos.

Cuando algunas comunidades autónomas comienzan ya la desescalada y afrontan nuevas fases epidemiológicas frente a la Covid-19, los pediatras de AP recuerdan que “seguiremos ciegos en el próximo otoño e invierno si no se dota de herramientas diagnósticas como test de gripe, test de VRS, autoanalizadores de Proteína C reactiva etc., que junto a los test diagnósticos del virus SARS-CoV-2 facilitarán el abordaje de toda la patología infecciosa pediátrica superponible a la enfermedad Covid-19”. Así lo afirma su presidenta, Concepción Sánchez Pina.

Insisten, además, en que “la administración sanitaria tiene la oportunidad de demostrar que quiere apostar por la mejora de la calidad de la asistencia y por la Pediatría de Atención Primaria”.

Sin equipos de protección adecuados

Como otros profesionales sanitarios, la situación que han vivido al inicio de la epidemia no ha de volver a repetirse. Y es que según los datos preliminares de una reciente encuesta realizada por esta asociación, que se publicará próximamente, cuatro de cada cinco pediatras visitaron niños con sospecha de Covid-19 durante el mes de marzo del 2020 sin todos los medios de protección adecuados.

Esta falta de medios, remarcan, se ha traducido en pediatras de atención primaria contagiados en todas las comunidades autónomas, especialmente en Madrid, Castilla y León y la Comunidad Valenciana

“Hay decenas de miles de niños, niñas y adolescentes con sospecha de infección por el SARS-CoV-2 que han sido seguidos durante estos dos meses en las consultas de Pediatría de Atención Primaria, a pesar de no disponer de los recursos diagnósticos específicos, ni de toda la protección necesaria en muchas ocasiones”, señala su presidenta, Concepción Sánchez Pina,

La especialista destaca también el papel de AP para lograr entre todos “reducir de manera significativa la asistencia a los servicios de urgencias pediátricas durante estas semanas”.

En este sentido, recuerdan que aunque los niños suelen padecer la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 de forma leve, estudios recientes indican que la contagian igual que los adultos.

Más pediatras en los centros de salud

Desde la asociación insisten en que hacen falta más pediatras en los centros de salud para realizar, con la máxima calidad asistencial y en un entorno seguro para ciudadanos y usuarios, las labores habituales. Y más si cabe si van a realizar la extracción de los hisopados nasofaríngeos.

Recuerdan que en la mayoría de los centros de salud del país, los pediatras de atención primaria son profesionales únicos por turno y realizan en solitario la atención a las revisiones del Programa de Salud Infantil, la consulta telefónica y la consulta presencial del circuito no respiratorio; teniendo además ahora que vestirse con el equipo de protección individual (EPI) durante muchos días seguidos y desplazarse hasta la consulta del circuito respiratorio.

Aumento de plazas de Pediatría

Para finalizar, reclaman que se deben seguir incrementando las plazas de la especialidad de Pediatría y sus Áreas Específicas para la convocatoria del año 2020 y los siguientes. Uno de cada cinco médicos de Atención Primaria es pediatra.

Van a faltar en el futuro muchos pediatras en los centros de salud para seguir de forma adecuada las múltiples infecciones leves y moderadas por el virus SARS-CoV-2 además del resto de infecciones invernales en neonatos, lactantes, niños y niñas y adolescentes que se van a producir los próximos meses de forma simultánea. Las 49 plazas de nueva creación no son suficientes, advierte esta asociación.