Controlar la pandemia

La Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) pide a las administraciones sanitarias españolas que aprovechen la realización de detección de COVID-19 para cribar también la hepatitis C en población general. Esta medida estaría enfocada especialmente entre los mayores de 50 años, el segmento de la población “donde se concentra la infección no diagnosticada del virus de la hepatitis C en personas sin indicadores específicos de riesgo”.

Así lo ha señalado la organización, que integra a las sociedades científicas y de pacientes comprometidas con la eliminación de la hepatitis C, con motivo del Día Mundial contra la hepatitis, que se conmemora el 28 de julio.

En este sentido, la AEHVE ha aprovechado la situación para advertir que “sin algún tipo de cribado en población general, la eliminación no se alcanzará o sufrirá al menos un retraso“. Este hecho provocaría que “la factura sanitaria y económica que tenga que pagar el país sea muy superior a la de realizar las pruebas de detección y tratamiento de la hepatitis C”, han destacado.

“España es uno de los cuatro países del mundo con posibilidad real de eliminar la hepatitis C en el horizonte de los próximos cuatro años”, ha señalado Javier García Samaniego, coordinador de la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE), jefe de la Sección de Hepatología del H.U. La Paz e investigador del CIBERehd.

Pasos de Sanidad

Por el contrario, la organización destaca que el Ministerio de Sanidad ha contemplado “únicamente” la indicación tradicional basada en los factores de riesgo ya conocidos para la transmisión de la enfermedad en su guía de recomendaciones sobre el cribado de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC).

“El Ministerio no ha recomendado el cribado de la infección por el VHC en personas sin exposiciones de riesgo, supeditando un cambio de indicación en ese sentido a un informe solicitado a la Red de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del SNS acerca de la evidencia de la eficacia clínica y del coste efectividad del cribado poblacional de esta enfermedad”, señala la organización.

Para la AEHVE, esta situación puede impedir, o al menos retrasar, la eliminación de la hepatitis C en España, un objetivo que se tiene al alcance de la mano pero para cuya consumación es fundamental acertar en la estrategia de cribado.

De forma contraria al Ministerio de Sanidad, algunas comunidades autónomas sí están haciendo cribado en la población general para que afloren todos los casos y poder acabar así con este problema de Salud Pública.

En esa línea, la AEHVE demanda una estrategia combinada que incluya el cribado en población general y en grupos vulnerables. Para ello, la organización destaca que “el enfoque debe ser muy diferente, con medidas muy lejos del viejo manual de instrucciones”.

Según el estudio de prevalencia realizado por el Ministerio entre 2017 y 2018, en España hay unas 76.000 personas con infección activa por el virus de la hepatitis C, de las que el 30%, alrededor de 22.000, no estarían diagnosticadas.

García Samaniego ha matizado que “solo con el tratamiento no lo lograremos”, y “tampoco lo haremos excluyendo a la población general de la estrategia de cribado y abordando los grupos de riesgo y colectivos vulnerables con los mismos recursos y estrategias de siempre, olvidándonos de que son personas que no tendremos en el sistema, si el sistema no va a ellos”.


También te puede interesar: