Durante la pandemia se ha incrementado el uso de la antibioterapia en los hospitales y se ha constatado un repunte del problema de las resistencias bacterianas. Así se constató durante la XI Reunión VIRTUAL de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Durante la misma, más de 230 médicos internistas han hecho hincapié en el impacto de la COVID-19 ante el problema que suponen las resistencias bacterianas y los patógenos multirresistentes.

Precisamente, a lo largo de la reunión online se dedicó especial importancia a este último apartado, especialmente en el paciente de edad avanzada, frágil y/o pluripatológico. Ana B. Sanjurjo, médico internista miembro de SEMI, indicó que “en la era de la multirresistencia aplicar programas de control del tiempo de prescripción antibiótica es una buena estrategia”. Asimismo, “en pacientes hemodinámicamente estables, sin datos de gravedad y con el foco infeccioso controlado, las pautas cortas de antibióticas son preferibles”.

Respecto al problema de las resistencias bacterianas en época de pandemia, Juan Pasquau Liaño, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y miembro de SEMI, apuntó que “aproximadamente entre el 72 y el 75 por ciento de pacientes COVID-19 han recibido tratamiento antibiótico” dado que la “relación entre la COVID y las infecciones bacterianas es relativamente frecuente e importante”.

Sin embargo, precisó, “se ha constatado que, efectivamente, hubo coinfección en un porcentaje menor de casos”. Asimismo, hizo referencia a la necesidad de reforzar los “Programas de Optimización de uso de Antimicrobianos (PROA) en los hospitales”.

Aproximadamente entre el 72% y el 75% de pacientes COVID-19 han recibido tratamiento antibiótico

Respecto a la sepsis, una de las principales causas de ingreso en Medicina Interna, Pasquau indicó que “la tasa de mortalidad en pacientes con sepsis con los nuevos criterios se sitúa aproximadamente en un 10 por ciento. No obstante, especificó que puede oscilar entre este 10 por ciento (en los casos menos graves) y el 40 por ciento, en caso de shock séptico. Este porcentaje varía en función, por ejemplo, de si el patógeno que causa la infección es resistente y/o de la fragilidad del paciente”.

De otro lado, incidió en que, frente a las resistencias bacterianas, se necesita seguir apostando por los nuevos antibióticos y mejorar y optimizar el tratamiento antibiótico actual.

La labor de Interna durante la COVID-19

Dicha reunión virtual, organizada por el Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la SEMI, fue inaugurada el pasado jueves, 25 de febrero, por el presidente de la SEMI, Jesús Díez Manglano, y por el coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas, José Manuel Ramos Rincón.

“Las enfermedades infecciosas son un campo claro de actuación del médico internista por su carácter sistémico”, defendió Díez Manglano en la inauguración de la reunión. Así, ha agradecido la labor encomiable de los internistas en primera línea para hacer frente a la infección por SARS-CoV-2 desde el inicio de la pandemia. Por su parte, Ramos Rincón también agradeció la labor de los internistas desde el inicio de la pandemia.


También te puede interesar…