La Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó este viernes, 5 de mayo, que tras 1.191 días (tres años y tres meses) la COVID ya no es una emergencia sanitaria internacional.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, remarcó que, aunque declaran con gran esperanza este fin de la emergencia, esto no significa que el COVID haya dejado de ser una amenaza para la salud mundial. “La semana pasada la enfermedad se cobró una vida cada tres minutos, y eso son sólo las muertes que conocemos. Mientras hablamos, miles de personas en todo el mundo luchan por sus vidas en unidades de cuidados intensivos”, indicó Adhanom Ghebreyesus.

Además, el director general quiso recordar que “el virus está aquí para quedarse” y que sigue existiendo el riesgo de que sigan apareciendo nuevas variantes que acrecienten los casos y las muertes. También quiso hacer una especial mención a aquellos que siguen viviendo con los efectos debilitantes de la afección posterior a la enfermedad.

Asimismo, repasó el impacto en la sociedad, en la economía y la salud. “La pandemia ha borrado billones del PIB, perturbando los viajes y el comercio, cerrando empresas y ha sumido a millones de personas en la pobreza. Ha causado graves trastornos sociales, con el cierre de fronteras, la restricción de movimientos, el cierre de escuelas y millones de personas se han visto abocadas a la soledad, el aislamiento, la ansiedad y la depresión”, también ha eludido a que la enfermedad ha puesto al descubierto las desigualdades mas acuciantes de nuestro mundo: “Los mas pobres y vulnerables han sido los mas afectados y los últimos en acceder a las vacunas y otras herramientas”.

Un esfuerzo conjunto

Tras el anuncio internacional, el ministro de Sanidad, José Manuel Miñones Conde, mandó su recuerdo a los muertos y familiares y puso en valor el esfuerzo de toda la ciudadanía durante los meses más duros de la pandemia. “Los aplausos de entonces siguen sonando en nuestra memoria colectiva, el eco de aquellas palmas tiene que recordarnos la importancia de defender nuestro sistema sanitario”, afirmó el ministro, que también mostró su agradecimiento personal a sus predecesores en el cargo, Carolina Darias y Salvador Illa.

“Es importante recordar que la COVID, al igual que otras enfermedades producidas por virus respiratorios, no es una enfermedad banal”

Oscar Zurriaga, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE)

En la misma línea, Isabel Moya, vicepresidencia primera del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom) ha querido resaltar como la sociedad ha aprendido sobre el valor de la salud y la importancia de contar con un SNS robusto. “La pandemia ha dejado entrever lo beneficiosa que es la inversión en ciencia e investigación, ya que la vacunación ha sido el arma principal que nos ha permitido luchar contra esta enfermedad”, mencionó Moya.

La vicepresidenta recordó sentidamente a todas las victimas de la COVID, haciendo hincapié en los 125 médicos españoles fallecidos en acto de servicio.

Vigilancia activa

A pesar de tratarse de una noticia que ha infundado alegría y esperanza en todas las instituciones relacionadas con la sanidad, muchos prefieren mantenerse cautos. “Es importante recordar que la COVID, al igual que otras enfermedades producidas por virus respiratorios, no es una enfermedad banal”, declaró Oscar Zurriaga, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), que recordó que aún a día de hoy se siguen produciendo defunciones y personas que se infectan y su salud se agrava a causa de la COVID.

“La declaración de OMS no tiene un impacto trascendental sobre las políticas y actuaciones que se están aplicando. Debemos seguir trabajando en trasmitir a la ciudadanía que es un problema para la salud”, explicó Zurriaga.

Esta noticia no significa que dejemos atrás el principio básico de la precaución. Hay que mantenerse alerta

Isabel Moya, vicepresidencia primera del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom)

Para el presidente de la SEE, aquellos que se vacunaron hace tiempo debe revisar su situación inmunológica y recomienda a aquellas personas que presenten síntomas o crean que se hayan contagiado que se contengan para no infectar a otras personas más frágiles. “Quien no pueda permanecer en su domicilio debe seguir usando la mascarilla sobre todo cuando se relacionen con otras personas vulnerables”, indicó en este sentido.

Por su parte, el ministro Miñones también ha pedido precaución, “no es el final del virus, por ellos solicitamos a la ciudadanía prudencia para protegerse y proteger a los que les rodean. Desde Sanidad mantendremos nuestros sistemas de vigilancia activos”, explicó el ministro.

“Creemos que en materia de salud pública, de prevención, no debemos relajar medidas que cortan la expansión de esta y muchas otras infecciones”

Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE)

En la misma dirección se ha expresado también Isabel Moya: “Esta noticia no significa que dejemos atrás el principio básico de la precaución. Hay que mantenerse alerta en la protección de los más vulnerables, el uso de la mascarilla no debe desaparecer totalmente”. Moya afirmó que los protocolos en los hospitales deben adaptarse para proteger a inmunodeprimidos y ancianos y que se debe enfocar la gestión de la enfermedad a largo plazo.

La COVID se va a quedar entre nosotros. Hay seguir haciendo un esfuerzo en aquellos territorios donde las tasas de vacunación son bajas”, recomendó Moya.

De igual manera se expresó Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE): “Creemos que en materia de salud pública, de prevención, no debemos relajar medidas que cortan la expansión de esta y muchas otras infecciones, como la higiene de manos o el empleo de mascarillas en situaciones de riesgo o cuando una persona atraviesa un proceso gripal o un resfriado”

Además, Pérez Raya insistió en el importante papel de la enfermería en la vacunación, un papel que ha definido como histórico. Aún así se lamentó porque, “en España y a nivel global, los responsables políticos siguen sin comprender la necesidad de contar con enfermeras en número suficiente”.


También te puede interesar…