Fernández-Pro: “En toda la valoración de la pandemia, las cifras de AP no se han contabilizado”

El presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Antonio Fernández-Pro, analiza la evolución de la pandemia

361

Esta semana se cumple un año de la llegada de la COVID-19 a Europa. El presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Antonio Fernández-Pro, analiza la evolución de la pandemia y la situación de la atención primaria (AP) en el contexto de la crisis sanitaria.

Pregunta. Hace un año la COVID-19 irrumpía en Europa y los técnicos del ministerio auguraban apenas unos casos en nuestro país, ¿por qué fallaron las previsiones?

Respuesta. Siendo sensatos y razonables nos sorprendió a todos. Nadie, ni en el mundo científico ni en el resto de la sociedad esperaba una pandemia de estas características. Hemos tenido avisos y conatos de otras, pero desde el ébola hasta situaciones como el SARS-CoV-1, pero nadie lo preveía y nos cogió el toro. La situación nos arrasó a todos y vivimos, en un principio, con mucho estrés ansiedad.

P. ¿Se ha errado también en la respuesta? ¿Se calibró bien el papel que podía jugar la atención primaria?

R. La atención primaria ha jugado un papel desde el principio absolutamente fundamental. Todavía no se ha reconocido, sigue postergada a un segundo plano porque las grandes cifras son las que mandan. Las cifras de índices hospitalarios. De hecho, en toda la valoración de la pandemia en sus tres olas, e incluso en la que venga, las cifras de atención primaria no se han contabilizado bajo ningún concepto, no cuentan.

“El 90 por ciento de todo lo que ha habido en este año lo ha parado la atención primaria”

El 90 por ciento de todo lo que ha habido lo ha parado la atención primaria. Todas las altas hospitalarias que se han producido en este periodo, que han sido miles, las ha soportado la atención primaria, toda la atención domiciliaria a síndrome respiratorio agudo en casa también lo ha soportado la AP: Todo el duelo patológico que se ha producido por la cantidad de muerte lo ha parapetado la atención primaria, y seguimos haciéndolo.

Hemos hecho de médicos polivalentes en toda clase de puestos y hemos dado la cara en todos los momentos. Lo que no se ha valorado es el peso específico de la atención primaria en este proceso y se tendrá que hacer. Nosotros ya veníamos de otra pandemia, que era la precariedad, y veníamos de una situación en precario que llevamos años reclamando.

“Estamos al -1. En una situación de gran precariedad, que ya arrastrábamos, pero que es aún mayor”

A pesar de eso, de doblar jornadas, de suplir y doblar a compañeros, hemos parapetado esto, es algo que no se ve, que está difuminado, que es más del 90 por ciento de lo que se está produciendo.

P. ¿En qué situación se encuentra la atención primaria tras casi un año de pandemia?

R. Estamos al -1. En una situación de gran precariedad, que ya arrastrábamos, pero que es aún mayor. Falta personal, pero por ejemplo ya no podemos hablar de esa insuficiencia de medios de la que hablábamos al principio.

“No se ha valorado el peso específico de la AP y es algo que se tendrá que hacer”

Hemos visto también una enorme variabilidad. Hemos visto que hay 17 formas de atajar un mismo problema. Hemos visto cómo los rastreadores han sido personal ajeno a la atención primaria en algunos sitios, en otros no, cómo los test han llegado a unos sitios antes que a otros… Hemos visto respuestas muy distintas.

Hay comunidades que han optado por contratar personal externo fuera del ámbito de la atención primaria, y otras han optado por reforzar dentro de lo posible el ámbito de la AP.

P. Si cogemos la bola de cristal, ¿en qué punto pensáis que podemos encontrarnos en un año a partir de ahora? ¿De qué depende que se pueda cumplir?

R. No soy gallego, pero depende mucho de las circunstancias. Si realmente llegan las vacunas que tienen que llegar y se produce una vacunación masiva las perspectivas son buenas. Si no volvemos a cometer los errores de la primera desescalada, que me temo que se pueden volver a producir, de hecho ya tenemos el 8M, que fue el mayor “infectódromo” en nuestro país…

No podemos volver a cometer los errores que ya hemos cometido en otras ocasiones. Si la ciudadanía no cumple los criterios, la cuarta ola es inevitable”

Si la ciudadanía no cumple con los criterios de rigor que hay que cumplir asistiremos a una cuarta ola de manera inevitable. No podemos volver a cometer los errores que ya hemos cometido en otras ocasiones. Tenemos que fijarnos en la respuesta de los países de nuestro entorno (Francia, Alemania, Italia…). No creo que sean ni más listos ni más tontos que nosotros, pero se han equivocado una vez y están actuando con mucha cautela.

La ministra ya ha dicho claramente que se opone a cualquier tipo de concentración ciudadana y bueno creo que es lo que dice el sentido común. Hay que ser cautos y precavidos. No podemos volver a asistir a un fracaso colectivo como al que hemos asistido en estas olas.

Lo que hemos vivido en trincheras ha sido una experiencia radicalmente dura y tiene que llegar un momento en el que se valore esta situación.


También te puede interesar…