Premios BiC
S. PULIDO Granada | viernes, 27 de octubre de 2017 h |

Algunas vacunas en determinados grupos poblacionales son imprescindibles y, por lo tanto, se debate si deberían ser obligatorias. Así se ha expuesto en un foro de controversias celebrado en el Congreso Semergen.

Sin embargo, en el centro de esta polémica los expertos coinciden en que la falta de información por parte de los profesionales sanitarios está fomentando el llamado “movimiento antivacunas”.

“Igual que cuando recetas un medicamento le adviertes al paciente de las posibles consecuencias con las vacunas debería ocurrir lo mismo. Hay que informar de los beneficios y los posibles riesgos para que sea una información de calidad porque ahora mismo la están buscando en unas fuentes que no son verídicas”, explica a GM Patricia Bahillo Cagigal, médico en el Centro Salud Dávila de Santander.

La falta de tiempo en Atención Primaria está favoreciendo que el médico no pueda explicar al paciente porque debe vacunarse.

“Es el día a día de atención primaria La situación es complicada. Se pierdan oportunidades de vacunación porque a lo mejor la persona va a pedir cita para vacunarse pero el médico le da cita para tres o cuatro días”, resalta José Francisco Díaz Ruiz, coordinador del Grupo de Trabajo de Bioética y Humanidades de Semergen.

Según Díaz Ruiz lo ideal sería que el médico de Familia tuviese tiempo de “ofrecer las ventajas de la vacunación, y mirar un poco la historia clínica para ver si tienes alguna patología”.

El representante de Semergen remarca que, “debemos insistir en la vacunación y revacunación del adulto, especialmente en los pacientes de riesgo a cualquier edad y en los pacientes de determinadas edades en protección específica”.