“Es un error trabajar de espaldas a la profesión, sin tener en cuenta su criterio técnico”

Pilar Garrido, Vicepresidenta de la Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (Facme)

209

La COVID-19 ha acaparado toda la atención a nivel mundial. Desde la esfera científica, las sociedades científicas no han cesado en su empeño por seguir arrojando luz en esta pandemia. Conscientes de ello, Facme sigue a pleno rendimiento para aportar evidencia científica no solo a nivel asistencial, también en la gestión. Eso sí, necesitan ser escuchados.

Pregunta. La primera pregunta es obligada, teniendo en cuenta la circunstancias actuales con la crisis de la COVID-19. ¿Qué medidas considera necesarias para aplicar en la gestión (sanitaria, nacional… o incluso europea) de la pandemia?

Respuesta. Es imprescindible voluntad política para adoptar medidas comunes que faciliten un mejor control de la situación sanitaria. Es necesario un análisis crítico e independiente de lo que hemos vivido para aprender que no ha de repetirse y para implementar de forma generalizada las buenas prácticas que ha habido. Y, en este proceso, por supuesto, es necesario que se tenga en cuenta a las sociedades científicas, pues aportan valor y conocimiento científico técnico.

Creemos que es un error trabajar de espaldas a la profesión, sin tener en cuenta su criterio técnico, pero es lo que vemos de manera repetida. Tanto Facme como el Foro siguen tendiendo la mano pero no somos escuchados.

P. Está claro que la pandemia está acaparando toda la atención. En este sentido, las sociedades han hecho todo un trabajo en la actualización y formación… Sin embargo, ¿se corre el riesgo de dejar de lado, al menos desde el punto de vista de gestión sanitaria, otras patologías?

R. La atención a la pandemia fue una prioridad hace unos meses y hoy vuelve a serlo pero no hay duda de que esto ha tenido impacto en otras patologías. Desde distintas SS.CC. se está intentando cuantificar este impacto. Más allá de lo que ha pasado, es crucial planificar pero también basar las decisiones en el consejo de los expertos, como los que componen las sociedades porque si un sistema adolece de una planificación a medio y largo plazo cualquier problema sobrevenido traspasa las previsiones. Lo estamos viendo con los facultativos; en estos días nos hemos cansado de oír que faltan profesionales médicos, cuando lo que realmente falta es una planificación de recursos humanos en salud tal y como ha denunciado el Foro de la profesión.

“Solo de manera anecdótica las administraciones públicas se han apoyado en las sociedades científicas”

Por otro lado, en breve dispondremos del informe COVID de FACME en el que quedará patente la ingente labor llevada a cabo por las SS.CC. y las recomendaciones sobre atención y seguimiento de los pacientes con las distintas patologías ámbito de su especialidad.

P. La evolución de las especialidades en los últimos años es evidente a nivel de innovación, de formación, etcétera… ¿Qué asignaturas están todavía pendientes?

R. Están pendientes muchas cosas como por ejemplo la representación institucional de las sociedades científicas (SS.CC.), la actualización de los programas formativos de muchas especialidades incluyendo el aumento de tiempo de formación en algunos casos, la implementación de modelos de gestión diferentes la evaluación de resultados, transparente y vinculada a toma de decisiones, etc.

P. Hace unos meses, y a raíz de la Comisión para la Reconstrucción se ponía el foco, precisamente, en la mayor participación de los profesionales sanitarios en la toma de decisiones, así como cuestiones relativas a la formación continuada…

R. A lo largo del verano hemos tenido reuniones virtuales con los portavoces de sanidad en el Congreso de los distintos partidos políticos en las que les hemos trasladado nuestra preocupación por algunos aspectos del Dictamen y en las que también hemos querido poner en valor la importancia de las sociedades científicas. en el ámbito del conocimiento científico. En la misma línea, a finales de agosto tuvimos una reunión presencial con el ministro Salvador Illa quien nos emplazó a reunirnos con la secretaria de Estado de Sanidad, reunión que aún tenemos pendiente por temas de agenda.

P. ¿Cómo encara Facme el final de año? Y de cara al próximo año, ¿dónde estará el foco de la Federación?

R. Facme encara el final del año con mucho trabajo y mucha energía. Dispondremos de dos documentos claves. En el ya referido sobre COVID analizamos lo que hemos hecho pero también planteamos áreas de mejora para la gestión de la pandemia. Puedo adelantar que hay un aspecto recurrente y es que solo de manera anecdótica las administraciones públicas se han apoyado en las SS.CC. o han solicitado su opinión para la elaboración de documentos y recomendaciones, lo que a nuestro juicio es una enorme pérdida de oportunidad.

En este ámbito COVID también comentar que hemos creado un grupo asesor que está a disposición de las administraciones, con expertos de las distintas sociedades científicas. También estamos trabajando en un documento sobre formación continuada que esperamos vea la luz a principios del 2021.

Por último, más allá de lo que imponga la evolución de la pandemia hay otras áreas de interés que esperamos poder trabajar el año próximo, todas ellas encaminadas a reforzar las áreas comunes y transversales de las sociedades científicas federadas y el papel de la profesión como interlocutor clave.