Premios BiC 2020

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha puesto de relieve la situación de profesionales, pacientes y especialidad en general dentro del contexto articulado por la COVID-19. En este sentido, José María Álvaro-Gracia, presidente de la organización, ha señalado el impacto de la misma con motivo de la presentación del XLVI Congreso Nacional de la SER, que tendrá lugar del 20 al 24 de octubre vía on-line. Así, ha destacado el importante número de reumatólogos que ha tratado y trata actualmente a personas con la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2.

La importancia de este nuevo coronavirus en reumatología se traduce también, en palabras de Álvaro-Gracia, en su efecto “muy significativo en el sistema inmune”. “Es una de las preguntas que nos planteábamos desde el principio: si nuestros pacientes, con enfermedades autoinmunes crónicas tenían mayor o menor riesgo que la población normal, así como una mayor probabilidad de hospitalización, de ingreso en UVI…”, ha señalado.

En este sentido, ha recordado que, “hasta la fecha, no se ha descrito que los pacientes con enfermedades reumáticas que reciben tratamientos biológicos o con fármacos inmunosupresores sean un grupo de riesgo para desarrollar formas más graves de la enfermedad causada por el coronavirus. Así, revisando la literatura disponible, no se observan diferencias en la severidad de pacientes reumáticos infectados.

Un tercer argumento muy relevante del impacto de la COVID-19 en la especialidad radica así en la influencia de la misma en este sistema inmune. Un tema que será tema de abordaje y discusión durante la cita de la SER. “Algunos de los tratamientos que usamos en enfermedades reumáticas crónicas como son los glucocorticoides o las terapias biológicas inhibidoras de citoquinas, están probando que empiezan a aportar resultados positivos en el manejo de enfermedades de pacientes con COVID-19″.

Así, el máximo responsable de la sociedad científica ha hecho mención especial a los inhibidores de interleucina-6 o a “algunas pequeñas moléculas como el baricitinib“.

Tratamiento en pacientes con COVID-19

No obstante, insiste en que los pacientes no deben tomar decisiones unilaterales sobre la suspensión del tratamiento por miedo a la infección y que cualquier duda en este sentido, la consulten con su médico. De hecho, Álvaro-Gracias ha apuntado a la actualización del documento de posicionamiento de la SER sobre el funcionamiento y restablecimiento de la actividad de los Servicios de Reumatología ante la COVID-19. “Entre las recomendaciones, cabría destacar la importancia de revisar y actualizar el calendario de vacunación de los pacientes, especialmente para gripe y neumococo”, ha indicado.

“En pacientes no infectados, en periodos de alta contagiosidad, se puede valorar cambiar una molécula intravenosa por la misma molécula subcutánea para evitar que el paciente acuda al hospital y en el caso de contacto cercano con COVID-19 y ausencia de síntomas, los pacientes con tratamientos inmunosupresores y/o biológicos deberían discutir también la suspensión de la medicación con su reumatólogo”, sostiene Álvaro-Gracia.

De igual forma, también ha hecho hincapié en que “en los pacientes con COVID-19 asintomáticos se puede mantener el tratamiento inmunomodulador, salvo en pacientes de especial riesgo, y también se recomienda mantener estable el tratamiento crónico con glucocorticoides”.

Novedades del XLVI Congreso de la SER

Durante el XLVI Congreso Nacional de la SER, que reúne a más de mil especialistas, se tratarán temas que abarcan el amplio espectro de las patologías reumáticas y autoinmunes sistémicas. “Las sesiones de este congreso nos va a permitir una actualización en todos los aspectos que constituyen el desempeño profesional de un buen reumatólogo, a nivel asistencial, docente, investigador y de gestión. No solo vamos a compartir los últimos avances en el arsenal terapéutico de las diferentes enfermedades reumáticas sino también en su diagnóstico y en la gestión eficientes de procesos para brindar una asistencia rápida, efectiva y eficiente”, ha señalado José Luis Andréu, presidente de honor de la SER.

“Hasta un 60 por ciento de los pacientes de artritis reumatoide puede entrar en remisión y desarrollar una vida normal si se benefician de un diagnóstico precoz”

Tal y como ha apuntado Álvaro-Gracia, las enfermedades reumáticas son las enfermedades crónicas más frecuentes y usualmente son causa de incapacidad laboral. “Podemos constatar importantes avances en tratamiento, entre ellas las más graves y de mayor impacto”, ha indicado. Así, ha puesto en valor la situación de la artritis reumatoide, que se beneficia con un diagnóstico precoz en la actualidad. “Hasta un 60 por ciento de los pacientes puede entrar en remisión y desarrollar una vida normal, un objetivo implanteable hace dos décadas”, ha aseverado.


También te puede interesar…