El Consejo General de Enfermería (CGE), junto a su Instituto de Investigación Enfermera, se ha reunido con la Federación Española de Asociaciones de Enfermería Pediátrica (FEDAEP) para analizar la actual situación de esta figura profesional, imprescindible para el cuidado de los más pequeños, así como la formación y educación para la salud de estos menores y sus familiares.

“Las enfermeras especialistas en Pediatría son una figura clave para el sistema sanitario, para el cuidado y la protección de nuestros pequeños, pequeñas y sus familiares. Cada año se forman más de 200 especialistas en esta rama y vemos como, tras realizar el EIR, las administraciones les dan la espalda y no convocan plazas específicas para estos profesionales. No podemos continuar así. Las comunidades deben ser conscientes de la necesidad de tener enfermeras de Pediatría en sus plantillas porque cuidando a nuestros pequeños y sus familias, tendremos una mejor salud en el futuro”, ha afirmado Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.

Desde la FEDAEP denuncian que el panorama es tan desigual que todavía existen comunidades, como Cataluña, Navarra y País Vasco, que no tienen la categoría reconocida ni cuentan con una bolsa específica creada para contratación de enfermeras pediátricas. Una enorme disparidad entre autonomías que pone de manifiesto las grandes desigualdades en atención a las que se enfrentan los niños y sus familias en España. En otras como Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana sí existe la categoría de enfermera especialista en Enfermería Pediátrica reconocida, mientras que en Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Madrid y La Rioja tienen la categoría de enfermera especialista, en la que se incluye la Pediátrica.

Plazas EIR insuficientes

Durante la reunión, el CGE y la FEDAEP, que aglutina a 10 asociaciones y representa a unas 12.400 enfermeras pediátricas, han unido sinergias para reclamar conjuntamente la visibilidad a la especialidad, así como pedir que se reconozcan, oficialmente, los ámbitos en los que pueden desempeñar las funciones para las que se han formado y las competencias descritas en su itinerario formativo, como pueden ser Atención Primaria, Neonatología, Cuidados Paliativos y atención a niños y adolescentes con enfermedades crónicas.

En este sentido, reclaman la escasez de plazas de formación especializada. “El número de plazas EIR que se ofertan anualmente es totalmente insuficiente. Hace falta que se aumente, se cree la categoría en todas las comunidades, se reconviertan todos los puestos que son del ámbito de la Enfermería Pediátrica, se creen bolsas de especialistas y se convoquen OPEs de especialistas”, ha puntualizado Aída Junquera, presidenta de la FEDAEP.

“Desde el CGE estamos comprometidos con las especialidades y llevamos años reclamando que se tengan en cuenta en todas las administraciones. No podemos seguir formando a miles de profesionales anualmente para que luego terminen desempeñando sus funciones como enfermeras generalistas, las especialistas aportan un enorme valor específico y mayor calidad al sistema sanitario y a la ciudadanía. Es uno de nuestros principales objetivos y vamos a seguir luchando para que las administraciones sean conscientes de esto, necesitamos que las especialidades enfermeras estén plenamente implantadas y reconocidas”, ha apuntado por su parte Diego Ayuso, secretario general del CGE.

Personal específico

En esta línea, la presidenta de la FEDAEP ha subrayado que “diferentes estudios apoyan que el personal específico de pediatría son los profesionales más adecuados para proporcionar la atención de salud de los niños y sus familias en Atención Primaria, ya que muestran una mayor capacidad de resolución de procesos de alta prevalencia en la edad pediátrica, mejores resultados en actividades preventivas y mejores tasas de inmunización”.

Asimismo, ha recordado que “múltiples organismos, incluyendo la Organización de las Naciones Unidas, determinan el derecho del niño a ser atendido por profesionales especializados, ya que presentan unas características muy específicas desde el punto de vista orgánico, psicológico, social y emocional, que van evolucionando y cambiando a lo largo de su infancia y adolescencia.

En la reunión también se ha puesto de manifiesto la necesidad de comenzar y continuar con la investigación enfermera en este ámbito. “Vamos a trabajar conjuntamente junto a la Federación para realizar futuros proyectos de investigación. Para nosotros es fundamental continuar investigando sobre todas las ramas de la profesión y estamos seguros de que de esta unión saldrán nuevos trabajos y mayor evidencia científica sobre la importancia de la enfermería pediátrica”, ha concluido Guadalupe Fontán, coordinadora del Instituto Español de Investigación Enfermera.


También te puede interesar…