El CGE elabora una guía para mejorar el abordaje y el diagnóstico de la incontinencia urinaria

Entre las medidas que se proponen para mejorar la detección y el tratamiento, se encuentran sensibilizar a todos los profesionales y realizar campañas en Atención Primaria

108

Sufrimiento, vergüenza, aislamiento, silencio… según el Consejo General de Enfermería, la incontinencia urinaria representa un problema creciente y preocupante en sociedades envejecidas como la española. Su prevalencia es alta, pero indeterminada debido al ocultamiento de los pacientes.

Algunos estudios epidemiológicos apuntan a que puede afectar a más de la mitad de la población en algún grado. Entre las personas con un deterioro mental severo afecta a tres de cada cuatro individuos. Las enfermeras suelen ser el primer profesional sanitario al que el paciente confiesa sufrir en ocasiones pérdidas involuntarias de orina a través de la vejiga.

Diagnóstico precoz

Con el fin de que las 325.000 enfermeras y enfermeros españoles cuenten con mejores herramientas para el diagnóstico precoz y el abordaje de la patología, el Consejo General de Enfermería, a través de su Instituto de Investigación Enfermera y con la colaboración de Lindor, ha elaborado una guía gratuita a disposición de todos los profesionales sanitarios con información actualizada y práctica sobre la incontinencia. Este documento está también avalado por el Grupo Nacional para el Estudio y el Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP).

Las enfermeras que han redactado esta guía aseguran que la eficacia de las distintas terapias disponibles en este campo depende en gran medida de la precisión con la que se realice la valoración, para detectar casos de una forma precoz, y realizar las intervenciones apropiadas. Es muy importante educar al paciente empoderando su cuidado y que participe de forma activa en su proceso de salud enfermedad. 

“Hemos creído muy necesaria la publicación de esta guía para enfermeras -y otros profesionales sanitarios- porque ha llegado el momento de que la incontinencia urinaria no sea relegada como un problema de salud menor. Muchos de los afectados están internados en centros sociosanitarios, por ejemplo, y queremos que los profesionales que prestan servicios en ellos tengan los mejores conocimientos a la hora de manejar la patología y los absorbentes disponibles. Con este pequeño manual de bolsillo proporcionamos una serie de herramientas que van a repercutir de forma muy positiva en el paciente”, asegura Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.

Medidas

Para aumentar la calidad de vida de los afectados y la adherencia a los tratamientos y terapias disponibles, las enfermeras apuestan por incentivar la creación de unidades de suelo pélvico multidisciplinares provistas de sistemas de teleasistencia o “e-salud” para mantener un contacto frecuente y estrecho con el paciente y sus cuidadores.

Otras medidas que se proponen en la guía es la realización de campañas de información y sensibilización entre los profesionales de Atención Primaria. Así como promover la prevención en toda la población en general con el entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico y en especial en mujeres embarazadas previamente al parto y posparto.

Por otra parte, desde Lindor han señalado que “quieren compartir su compromiso con la incontinencia, los pacientes y sus cuidadores, y dar soporte a los profesionales sanitarios en la gestión de esta patología. Para ello, centrándose en las necesidades del paciente en cada etapa de la patología, han diseñado tecnologías para dar una mejor calidad de vida. Además, han desarrollado herramientas de ayuda para los profesionales sanitarios como la web de Lindor.es y para los cuidadores con www.elrincondelcuidador.com”.


También te puede interesar…