El Consejo General de Colegio Oficiales de Médicos (Cgcom) firmó un manifiesto tras la presentación del estudio sobre las agresiones a médicos en España, durante sus jornadas europeas “agresiones al personal sanitario”.

El estudio ha revelado que las agresiones a personal sanitario han aumentado en un 38 por ciento, lo que refleja que nos encontremos ante más violencia en las consultas y también que las campañas de concienciación entre la profesión sanitaria han calado, puesto que este repunte también puede deberse a una mayor denuncia y comunicación de los actos violentos en el ambiente sanitario.  

En el manifiesto queda reflejado que la epidemia sufrida de la COVID-19 ha supuesto una “transformación en nuestra sociedad”, la cual se muestra “más agresiva con los profesionales sanitarios”. El Cgcom considera que esto no es explicación ni una justificación para que se sigan produciendo agresiones en su entorno laboral.

Concienciar

Desde el manifiesto realizado por el observatorio contra las agresiones al personal sanitario del Cgcom aluden a la importancia de continuar con las campañas de concienciación sobre las agresiones y sus consecuencias.

“La proposición de ley que presentamos en el congreso obtuvo 155 votos a favor, y estamos luchando por que se conviertan en como mínimo 176 para ser aprobada”

Ana Pastor, exministra de sanidad y vicepresidenta 2ª del Congreso de los Diputados

“También es importante que los médicos sepan detectar conductas agresivas”, ha comentado Raquel Murillo, directora general adjunta de A.M.A., que destacó el compromiso de la aseguradora en instruir en este aspecto. Gracias a campañas y también recientemente con un exitoso webinar. “Con sesiones como estas he podido percibir mucha más sensibilidad frente al asunto. Hay que definir un protocolo in situ tras una agresión. En ocasiones los médicos tienen miedo a denunciar, es importante que cuenten con una protección jurídica que les guie durante este proceso”, ha añadido Murillo.

Asimismo, comentó las partes más impactantes del Webinar que organizaron, como le testimonio de una médica que se siente acorralada, tras la mesa de su despacho, cada vez que acude a su puesto de trabajo. “Impactantes son también las agresiones en atención domiciliaria, donde el personal sanitario está aún más desprotegido”

De esta forma, A.M.A se compromete, en consonancia con el Cgcom, en desarrollar programas formativos sobre cómo afrontar estas situaciones.

El interlocutor policial

Otro de los puntos primordiales del manifiesto es la potenciación de los acuerdos con las Administraciones sanitarias, las fiscalías y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para el abordaje integral de las agresiones.

“Es importante que los pacientes conozcan sus derechos, pero que también sepan que el peso de la ley caerá sobre ellos si deciden agredir a un sanitario”

Comisario Principal Manuel Yanguas, interlocutor policial nacional sanitario de la Policía Nacional

La comunicación es fundamental para acabar con esta lacra, el interlocutor policial sanitario nació de una instrucción de 2017 para ayudar, asesorar y formar a nuestros compañeros sanitarios y médicos en la prevención de las agresiones”, ha comentado el Comisario Principal Manuel Yanguas, interlocutor policial nacional sanitario de la Policía Nacional.

“Nuestra labor consiste en asesorar sobre seguridad a los hospitales, los cuales han mejorado mucho en este ámbito desde el 2017. Contamos con 56 unidades en cada capital de provincia y en tres grandes cuidades españolas: Algeciras, Gijón y Vigo”, ha recordado Yanguas.

Estas unidades policiales también reparen cartelería y crípticos informativos que comunican sobre lo que no se debe de hacer, “es importante que los pacientes conozcan sus derechos, pero también sus obligaciones y que sepan que con antecedentes penales habrá muchas profesiones que no puedan ejercer, por ejemplo. Que sepan que el peso de la ley caerá sobre ellos si deciden agredir a un sanitario”.

Por otra parte, ha resaltado que también están formando ante este fenómeno, mediante cursos, a los alumnos de último año de enfermería, medicina y farmacia.

Asimismo, ha recordado el papel de otras profesiones del ámbito sanitario que se ven afectadas por ese fenómeno, “Es importante formar a todos para que detecten conductas y señales de quienes luego pueden generar un problema. Por ejemplo, los administrativos son los que más agresiones reciben después de los médicos. En la época de la pandemia fueron quienes más pagaron la ira de los agresores”, ha comentado el comisario a GM.

Una ley especifica contra las agresiones

Un objetivo más de este manifiesto consiste en la solicitud de la promulgación de una ley especifica frente a la violencia en el ámbito sanitario y la necesaria creación de un Plan Nacional contra las agresiones consensuado en el Consejo Interterritorial.

“Es importante generar climas de seguridad y luchar contra las agresiones al personal sanitario. Ellos tienen una especial vulnerabilidad en su día a día, por eso hay que acompañarlos y mejorar el ordenamiento jurídico”, ha comentado Ana Pastor, exministra de sanidad y vicepresidenta 2ª del Congreso de los Diputados que ha vuelto a pedir un tipo de delito especifico para este tipo de agresiones.

Además, ha solicitado que este delito tenga sanciones y penas que disuadan a quienes quieren cometer una agresión o a quienes reinciden. “Conocemos casos de reincidentes, que han agredido a sus doctores hasta en dos o tres ocasiones. Esta demostrado que esto luego repercute en la asistencia sanitaria. Esto sin contar el clima de tensión y miedo que se vive en los centros sanitarios”, ha explicado Pastor.

“La proposición de ley que presentamos en el congreso obtuvo 155 votos a favor, y estamos luchando por que se conviertan en como mínimo 176 para ser aprobada. Cuando hablamos de agresiones a sanitarios y de sanidad en general hay que dejar atrás la ideología, a pesar de que algunos no lo hagan. Es importante buscar consenso y acuerdos para incorporar esta ley y también un Plan Nacional”, ha apuntado Pastor, que ha remarcado que desde el legislativo su pretensión es la de ayudar al colectivo del que un día formó parte. “Es por eso por lo que me sumo al lema final de este manifiesto: Ante las agresiones al personal sanitario, tolerancia cero”, ha proclamado.


También te puede interesar…