La atracción y fidelización de médicos, y profesionales sanitarios en general, ha dado recientemente pasos decisivos en las Islas Baleares, que ha aprobado un decreto para dar respuesta a esta problemática en zonas de difícil cobertura. Esta situación viene afectando de lleno a parte del territorio, con mención especial en Ibiza, pero también en alguna medida en otros como Formentera, Menorca y algunos hospitales comarcales de la región insular.

En este marco, la oncología destaca por encima de otras como el área asistencial que más sufre esta alarmante situación en la primera de las islas pitiusas. Ante esta actuación urgente de la Conselleria de Salut, desde el Sindicato Médico Balear (SIMEBAL) se han mostrado muy satisfechos por la celeridad en la acción del nuevo equipo de la nueva responsable, Manuela García Romero.

Así lo señala, en declaraciones a GM, el presidente de la entidad, Miguel Lázaro, quien recuerda que el germen de este decreto fue la propuesta que pusieron encima de la mesa al Govern, acuñando el concepto de “puestos de muy difícil cobertura” que se ha puesto en marcha. “La consellera conoce muy bien la realidad, nosotros le trasladamos que era prioritario y urgente resolver el problema de la oncología en Ibiza”, apunta.

Entre otra de las grandes novedades —que también impacta en la llegada de recursos humanos en la sanidad insular —que ha traído consigo el decreto aprobado por la Consellería de Salut de Baleares es que la acreditación lingüística pasara a ser un mérito y no un requisito. “Este requisito, junto con otros factores, como el coste de la vida era un elemento disuasorio para la captación de profesionales”, señala Lázaro

“No entendemos que el anterior Govern no llevase a cabo medidas valientes y dejase completamente desmantelado el servicio de Oncología de Ibiza”, ha apreciado el portavoz del Partido Popular de Baleares en el Parlament, Sebastià Sagreras. “Con el actual decreto se va a triplicar el complemento de aquellas plazas más deficitarias, hablamos de hasta 20.000 euros”, ha puesto en valor, que también ha señalado la eliminación del requisito lingüístico, “otro compromiso que lo que busca es poner todas las facilidades a la llegada de profesionales de la misma manera que se tomarán todas las medidas para abordar el problema complejo de la escasez de médicos”.

Incentivación vs disuasión

No en vano, el déficit de profesionales que atiende pacientes de cáncer en este enclave, tal y como explica Lázaro, es especialmente grave. “En un servicio en el que tendría que haber cuatro o cinco oncólogos, actualmente hay uno; ha habido una pérdida progresiva de oncólogos, no se ha sabido fidelizar y se han ido. El problema que tenemos es que captar un médico es muy complicado por causas multifactoriales”, ahonda, indicando de manera explícita variables como el coste de la vida, las propias condiciones retributivas o la carrera profesional.

Según Lázaro, el Ejecutivo anterior desplazó oncólogos de San Llàtzer y Son Espases hasta la isla, algo que derivó en multitud de protestas y “una evidente falta de continuidad asistencial”. Por ello, explica que era necesario un cambio de estrategia como el que ahora se produce con un decreto centrado en un planteamiento más incentivador.

“En un servicio en el que tendría que haber cuatro o cinco oncólogos, actualmente hay uno; ha habido una pérdida progresiva de oncólogos, no se ha sabido fidelizar y se han ido”

Miguel Lázaro, presidente del Sindicato Médico Balear (SIMEBAL)

Ahora, como avanzó el Consell de Govern, en aquellos supuestos en que haya un déficit estructural en la provisión y concurra una necesidad urgente que impida garantizar la cartera de servicios del área de salud correspondiente se podrá declarar nuevas plazas, zonas o funciones de muy difícil cobertura, teniendo en cuenta la insularidad como hecho diferenciador. La resolución acometida concretará las cuantías que tienen que percibir estos profesionales, que podrán llegar hasta un incremento máximo del 300 por ciento por encima del complemento actual de los puestos calificados como de difícil cobertura.

La visión de los pacientes

“Todas las medidas que ayuden a captar profesionales son bienvenidas, más aún cuando fidelizar facultativos es complicado en toda España, pero más aún en las islas”, señalan desde la Asociación Pitiusa de Ayuda a Afectados/as de Cáncer (Apaac), en declaraciones a GM. Según explican, llevan años reivindicando la necesidad de ofrecer mejores condiciones a los oncólogos “para que opten por Ibiza y no se vayan a otro hospital de la península cuando tienen una oferta”.

Aun así, aprecian que sigue existiendo un problema muy grave en las Pitiusas en lo referente a la falta de vivienda de alquiler a un precio asequible. “Desde el Govern balear han anunciado que pagarán un extra a aquellos médicos que opten por cubrir plazas en lugares de difícil cobertura, como es el caso de Ibiza y Formentera y consideramos que eso sí que puede atraer a más profesionales”, valoran. Las necesidades actuales, desde el punto de vista de Apaac, pasan por completar la plantilla prevista por el Área de Salud para Oncología. Ello “permitiría dar una atención centrada y de calidad a los pacientes, ya que a su enfermedad se suma la carga emocional del tratamiento”, según consideran desde la asociación.


También te puede interesar…