Premios BiC

La Fundación Empleo y Salud Mental, con la colaboración de Janssen España, ha editado la guía ‘La Depresión en el Trabajo’. El objetivo de la misma es facilitar información a las empresas sobre este problema de salud, fomentar la contratación o el mantenimiento del puesto de aquellas personas que han pasado por este proceso. Tal y como ya alertó hace unos años la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es la primera causa de baja laboral en nuestro país, una enfermedad que sigue estando infradiagnosticada e infratratada. Según la misma organización, una de cada cuatro personas desarrollará una enfermedad mental a lo largo de su vida.

En en el entorno laboral europeo, una de cada 10 personas ha sufrido una depresión en algún momento de su vida. Además, esta puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida. Más de la mitad de las personas que tienen un trastorno depresivo no reciben tratamiento adecuado y el 60 por ciento presentará recurrencia.

En este sentido, tal y como ha señalado la presidenta de la Fundación Empleo y Salud Mental, Mª Isabel Rodríguez Montes, coautora de la guía, “este documento tiene ahora más sentido que nunca”. “Estamos viviendo unos momentos difíciles, que en nada se parecen a ninguna otra situación vivida y esto afecta a diferentes esferas de la vida. Hemos tenido que cambiar rutinas, la forma de relacionarnos, de trabajar”. Así, apunta a que “el ser humano tiene una gran capacidad para reconstruirse, pero no siempre es fácil o se puede hacer sin ayuda”.

Visibilización

Esta guía pretende hacer visible una enfermedad, la depresión, que afecta al 5,2 por ciento de la población en España, siendo más frecuente entre las mujeres. Esta, en muchas ocasiones, pasa desapercibida en las empresas, afectando a la estabilidad del trabajador o incluso provocando la pérdida de su puesto a causa del desconocimiento que existe.

En estos momentos, es necesario tener en cuenta las diferentes necesidades en un entorno cambiante. “Hay personas que ya antes de la COVID-19 estaban pasando por una depresión u otro problema de salud mental, y será necesario apoyarlas en esta nueva etapa. Y otras en las que estas circunstancias han contribuido o precipitado una pérdida de salud mental. Por lo que tenemos que ser capaces de reconocer esos síntomas, ya que no siempre el trabajador es capaz de comunicarlo a sus superiores”, señala Rodríguez.

Según el último informe The Workforce View 2020 del ADP Research Institute, solo un 22 por ciento de los trabajadores estaría dispuesto a informar a sus superiores de que tienen un problema de salud mental.


También te puede interesar…