CSL Seqirus ha anunciado un nuevo estudio de evidencia en la vida real (RWE, por sus siglas en inglés) publicado en Open Forum Infectious Diseases, que demuestra que una vacuna antigripal tetravalente celular (QIVc) previno más casos de gripe en comparación con la crecida en huevo (QIVe).

Estos resultados fueron confirmados mediante pruebas entre personas de 4 a 64 años de edad y durante tres temporadas de gripe consecutivas en los EE. UU. (2017-2020). En concreto, el estudio recolectó RWE de 31.824, 33.388 y 34.398 pacientes en las tres temporadas. Así, los hallazgos demostraron consistentemente una mayor efectividad de la QIVc sobre la QIVe en la prevención de la enfermedad. De hecho, según informan desde CSL Seqirus la vacuna contó con una efectividad relativa estimada del 14,8 por ciento para la temporada 2017-18, del 12,5 por ciento para 2018-19 y del 10 por ciento para 2019-20.

Xavier Cabarrocas, asociate director medical affairs de CSL Seqirus, indica a GM que entre algunas de las ventajas de las vacunas antigripales basadas en células se encuentran que los virus no sufren un proceso de adaptación al crecer en células de mamífero, de manera opuesta a lo que sucede al crecerlos en células aviares. A su vez, indica que la producción celular es un sistema cerrado y no requiere del uso de antibióticos que podrían contraindicar el uso de las vacunas en sujetos alérgicos.

El futuro de los métodos basados en huevo

Las vacunas frente a la gripe producidas mediante la fabricación a base de huevo pueden sufrir adaptaciones en el proceso de fabricación, lo que puede dar lugar a un desajuste entre las cepas incluidas en la vacuna y las identificadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el associate director medical affairs de CSL Seqirus, este hallazgo impactará sobre el futuro de los métodos basados en huevo. “Es razonable pensar que en el futuro se producirá su total sustitución por nuevas tecnologías”, alega. Sin embargo, afirma que “el tiempo necesario para ello dependerá de múltiples factores, y por tanto no es fácil aventurarse a poner una fecha”. Al respecto también recuerda que, a día de hoy, la tecnología basada en huevo es la más utilizada actualmente en la fabricación de las vacunas antigripales.

Por otro lado, Cabarrocas recuerda que la OMS ya indicó hace tiempo la necesidad de desarrollar otras tecnologías que obviaran los problemas de adaptación al huevo que pueden sufrir las vacunas. “Paso a paso las nuevas tecnologías se irán introduciendo en el mercado de la gripe”, garantiza. De hecho, añade que “actualmente la OMS recomienda dos grupos de cepas distintos, según sean para vacunas de huevo o de otras tecnologías”.

La vacunación antigripal como herramienta

En lo que respecta a los retos de la vacunación antigripal, Cabarrocas sostiene que, en el primer caso, el mayor reto es siempre el incremento de coberturas. “Actualmente se está produciendo un fenómeno de disminución de la cobertura vacunal tras el gran aumento que se produjo durante la pandemia del Covid-19″, afirma. Además, recalca que para ello es esencial concienciar tanto a la población, en general, como al colectivo formado por los profesionales sanitarios, en particular. “Hay que convencerles de que la gripe no es una enfermedad banal y que produce cada año una elevada morbi-mortalidad que podría verse minimizada con una mejor cobertura de vacunación”, insiste.

Profundizando en qué nuevos estudios y tecnologías innovadoras están trabajando alega que están centrados en “demostrar la efectividad de nuestras vacunas, tanto la adyuvada como la de cultivo celular”. Asimismo, prosigue, “estamos realizando estudios farmacoeconómicos que ayuden a los responsables a tomar decisiones en cuanto al uso de las distintas tecnologías”. De hecho, asegura que, en la actualidad, “CSL Seqirus está trabajando en vacunas que combinan las dos tecnologías actuales, es decir, la tecnología celular y el uso de adyuvantes”.

Alzando la vista al futuro, para el associate director medical affairs de CSL Seqirus “la vacunación antigripal va a seguir siendo una herramienta muy importante para mejorar la salud de la población, a lo que claramente van a contribuir las nuevas vacunas con tecnologías más adecuadas”, concluye.


También te puede interesar…