Concha Sánchez Pina: “El papel de los pediatras de atención primaria ha sido clave para evitar más contagios”

Entrevista con la presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria

670

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) celebra su 20 aniversario. Su presidenta, Concha Sánchez Pina, ha repasado con Gaceta Médica la experiencia de los profesionales en plena pandemia sin perder de vista el futuro a medio y largo plazo.

Sánchez Pina insiste en que mantener el modelo de atención primaria, con pediatras de atención primaria trabajando en los centros de salud, es responsabilidad de todos. De las familias, a la hora de pedir que sus hijos sean vistos por pediatras, de los políticos y de los gestores, y también de los profesionales de los hospitales.

Mantener el modelo de AP, con pediatras trabajando en los centros de salud, es responsabilidad de todos”

Pregunta. En estos 20 años de existencia de la Aepap los pediatras de atención primaria nunca se habían visto en una situación como esta, ¿cómo lo han vivido los profesionales?

Respuesta. La situación ha ido cambiando. En el mes de marzo los pediatras de atención primaria hemos estado desnudos ante el coronavirus. Han faltado medios de protección y hemos querido siempre atender lo mejor posible a los niños y a las familias.

Esta situación de indefensión de los profesionales ha causado muchas bajas en los centros de salud y no hemos podido atender a la población como nos hubiera gustado. Hubiéramos necesitado más medios diagnósticos y más profesionales para dar la asistencia tal y como debería haberse dado en estos días de pandemia.

“Hubiéramos necesitado más medios diagnósticos y más profesionales para dar la asistencia tal y como debería haberse dado en estos días de pandemia”

P. En algunas comunidades autónomas se han cerrado los centros de atención primaria, ¿cómo se ha seguido dando atención a los niños con problemas de salud en pleno pico de Covid-19?

R. Realmente se han cerrado algunos pequeños consultorios donde había profesionales únicos y no se podía asegurar la asistencia por falta de personal, no se podían mantener los dos circuitos. No se han cerrado centros de salud, más bien consultores locales pequeños que no podían asegurar esta atención diferenciada.

En general, la mayor parte de la asistencia se ha hecho por teléfono y se han visto niños en los centros de salud. Muchos profesionales han enfermado y mucha gente ha estado en su casa de baja porque no podía atender a los niños porque los contagiaba.

“De entrada, la toma de muestras de PCR en niños plantea dificultades”

P. El seguimiento de los casos leves ha sido una de vuestras tareas, ¿qué han aprendido los pediatras de este virus?

R. Este virus tiene manifestaciones muy diferentes, hay muchos casos clínicos distintos. Manifestaciones diferentes en la piel de los niños, por ejemplo. Hemos ido aprendiendo sobre la marcha. De entrada, la toma de muestras de PCR para los niños plantea dificultades, es un virus de difícil diagnóstico y aunque se están poniendo muchos medios para diagnosticar precozmente los medios disponibles no son tan fiables como nos gustaría. Detectar pronto los brotes va a ser complicado. Se ha confirmado que la mayoría de los niños que pasa el coronavirus lo hace de forma muy leve, y muchos sin síntomas.

P. En plena fase de desescalada, la atención primaria ocupará un papel especial, ¿cómo se va a asumir este nuevo papel en el terreno de la pediatría?

R. La atención primaria ha sido esencial desde el principio de la pandemia tanto por parte de los pediatras como de los médicos de familia en la atención a casos leves. Los dos circuitos han funcionado muy bien desde el principio, con un circuito rojo para aparato respiratorio y uno verde para el resto de enfermedades y se han mantenido las revisiones de los recién nacidos. La atención primaria ha sido y va a seguir siendo fundamental para el seguimiento de los niños.

No se han reforzado los equipos de profesionales médicos porque no hay; no hay profesionales médicos ni pediatras “

P. ¿Se han reforzado los equipos?

No se han reforzado los equipos de profesionales médicos porque no hay, no hay profesionales médicos ni pediatras. No se pueden reforzar por la falta de adecuadas condiciones laborales y por la falta de presupuestos para la atención primaria. Tiene que haber una apuesta mucho más a favor de la asistencia de atención primaria en el futuro si quieren una primaria fuerte. Necesitamos tiempo para atender a los pacientes tal y como nos gustaría.

P. Eso pasa por formar más profesionales en estas especialidades y por hacerlas más atractivas…

R. Hay que impulsar la formación en atención primaria en todas las universidades, hay que impulsar la formación en pediatría de atención primaria durante la residencia, hay que ampliar el tiempo en atención primaria durante la residencia, hay que apostar por el área de capacitación específica de pediatría de atención primaria. Hay que invertir también en autorizar especialistas en pediatría de atención primaria en todas las comunidades autónomas a través de estas ACES.

“Hay muchas lecciones en positivo. Una de ellas, que las familias confían en sus pediatras”

P. ¿Alguna lección en positivo de esta crisis sanitaria para los pediatras?

Hay muchas lecciones en positivo. Las familias confían en sus pediatras, los ciudadanos exigen tener un pediatra de atención primaria para atender a sus niños. Ha servido para evitar el contagio y promocionar el aislamiento de los niños con sospechas de coronavirus con todos sus contactos estrechas de las familias. El papel de los pediatras de atención primaria ha sido clave para evitar el contagio.

P. ¿Estáis observando ya una mayor afluencia de pacientes que en estos meses se han quedado en casa?

R. Sí, por supuesto. Estamos recibiendo ahora mismo, por ejemplo, la oleada de todos los niños que no se han vacunado. Es muy  importante que acudan las familias a los centros de salud para recibir todas las vacunas que no han recibido durante este tiempo. Han bajado un poco las coberturas vacunales a nivel nacional y es importante recuperarlas para que no haya un rebrote de otras enfermedades diferentes al coronavirus, como el sarampión, que es una enfermedad muy peligrosa.

P. Un año complicado para cumplir 20 años como asociación, ¿cómo os planteáis el futuro?

R. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria es un referente en formación. Somos una gran familia y va a seguir existiendo porque los pediatras de atención primaria estamos muy unidos y seguiremos formando una gran familia para promover la formación, la investigación y conseguir que se defiendan los intereses de la infancia y la adolescencia y de los pediatras de la atención primaria.

“Vamos a tener nuestros congresos presenciales. Las actividades on line son estupendas, pero son mejores las presenciales”

P. ¿Tenéis encuentros pendientes a lo largo de los próximos meses?

R. Vamos a mantener nuestros congresos presenciales, nuestros cursos de residentes también presenciales. Las actividades on line son estupendas, pero son mejores las presenciales.

Seguimos manteniendo nuestro máster de Pediatría de atención primaria, que es una referencia en toda Europa y también nuestras reuniones en Europa.