“Muchas veces la vida y el pronóstico de muchas personas está en las primeras horas de actuación. La formación de los urgenciólogos tiene que ser la máxima posible y cuanto más homogénea mejor”, comenta a GM Pascual Piñera, vicepresidente de SEMES y jefe del servicio de urgencias del Hospital Reina Sofía de Murcia, con relación a la creación de la especialidad de urgencias. En la misma línea se muestra José Miguel Cisneros Herreros, Portavoz de la SEIMC y jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. “Cuando los pacientes con enfermedades infecciosas graves y complejas son atendidos por especialistas en enfermedades infecciosas, su pronóstico mejora”, afirma Cisneros.

Los portavoces de ambas sociedades científicas coinciden en que la creación de sus respectivas especialidades repercutirá en el beneficio de sus pacientes. Desde hace muchos años, los grupos políticos no han mostrado disconformidad, pero el proceso ha sido lento, aunque poco a poco, las reclamaciones de estos expertos pueden llegar a buen puerto.

“Para el Mir de este año no da tiempo, todavía tiene que crearse la comisión nacional de la especialidad, para el siguiente sería una buena noticia que resolvería la ausencia inexplicable de la especialidad”

José Miguel Cisneros Herreros, Portavoz de la SEIMC y jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla

“El plazo para la presentación de la solicitud está abierto desde el pasado 19 de julio, fecha en la que se aprobó el Real Decreto que regula la creación de las nuevas especialidades. El grupo de trabajo creado por el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas para evaluar las solicitudes está trabajando en la propuesta para la creación de la especialidad de infecciosas”, añade Cisneros, que vaticina que, si se cumplen los requisitos y se aplica la ley, la especialidad, en este caso de infecciosas, podría ser una opción en el MIR de 2024.

“Al no ser una especialidad, es imposible planificar las sustituciones de verano, por ejemplo”

Pascual Piñera, vicepresidente de SEMES y jefe del servicio de urgencias del Hospital Reina Sofía de Murcia

Para el Mir de este año no da tiempo, todavía tiene que crearse la comisión nacional de la especialidad, para el siguiente sería una buena noticia que resolvería la ausencia inexplicable de la especialidad”, añade. “Estamos en un punto de espera, a ver si el ministerio se decide y las comunidades se ponen de acuerdo a la hora de solicitar la especialidad de urgencias y complementar el trámite del real decreto de especialidades que salió. Tenemos constancia de que entre las comunidades hay un cierto acuerdo, pero también se tiene que presentar ante la Dirección General de Ordenación Profesional y ante la Dirección General de Recursos Humanos”, añade por su parte Piñera, cuya especialidad de urgencias se encuentra en el mismo proceso. Las sociedades científicas no participan en estos grupos de trabajo.

“Tenemos que hacer encaje de bolillos para dar una asistencia de calidad, que siempre haya facultativos con más antigüedad, porque a diferencia de otras especialidades, nuestros recién llegados no han pasado por un MIR”

Pascual Piñera, vicepresidente de SEMES y jefe del servicio de urgencias del Hospital Reina Sofía de Murcia

Al no ser una especialidad, es imposible planificar las sustituciones de verano, por ejemplo”, explica Piñera, que no tiene forma de saber de cuántas personas dispondrá para planificar los descansos de los 40 adjuntos con los que trabaja.

José Miguel Cisneros Herreros

“Tenemos que hacer encaje de bolillos para dar una asistencia de calidad, que siempre haya facultativos con más antigüedad, porque a diferencia de otras especialidades, nuestros recién llegados no han pasado por un MIR. Por eso es importante la formación, para también fomentar mejoras en la profesión”, añade el portavoz de la SEIMC.

“El ministro Illa prometió en mayo del año 2020 que antes del final de ese mismo año tendríamos la especialidad. Estamos a finales del 2022 y todavía ni infecciosas ni nosotros tenemos especialidad aún”

Pascual Piñera, vicepresidente de SEMES y jefe del servicio de urgencias del Hospital Reina Sofía de Murcia

Ambos coinciden en que la formación por la vía MIR es uno de los factores más determinantes de la calidad y del prestigio de la sanidad española. “Estos especialistas mejorarían la calidad asistencial de los pacientes con enfermedades infecciosas; y también de los hospitales en general, por la participación y liderazgo de estos especialistas, en programas transversales como la lucha contra las resistencias microbianas o el uso de apropiado de los antimicrobianos”, añade Cisneros, que considera que la pandemia ha revelado la necesidad de la creación de esta especialidad: “los especialistas en enfermedades infecciosas adquieren, durante el período de formación, amplios conocimientos y competencias para hacer frente a las infecciones emergentes y reemergentes, entre las que se encuentran potenciales nuevas pandemias. Por ello estarán preparados para afrontar una nueva pandemia y para llevar el liderazgo clínico de los equipos multidisciplinares, imprescindibles para responder a retos de semejante magnitud”.

Es probable que el final del largo camino que han recorrido estos profesionales para conseguir sus especialidades esté cerca, a pesar de este gran retraso, que ha incrementado la pandemia, “el ministro Illa prometió en mayo del año 2020 que antes del final de ese mismo año tendríamos la especialidad. Estamos a finales del 2022 y todavía ni infecciosas ni nosotros tenemos especialidad aún”, comenta Piñera.


También te puede interesar…