Son varios los estudios que advierten de que España se sitúa a la cola de Europa en materia de igualdad social en el acceso a la salud. En concreto, se posiciona en el puesto 26 (de los 28 países europeos) en cuanto a igualdad. Esta situación se ha visto desencadenada por determinantes, entre los que destacan las diferencias socioeconómicas, el nivel educativo (“la alfabetización en salud”), los sesgos de género y, especialmente, la territorialidad y la despoblación de los pueblos.

Para paliar estas cifras, la compañía biofarmacéutica Bristol Myers Squibb y la Fundación SERES han presentado conjuntamente el libro blanco ‘El reto de reducir las desigualdades en salud en España’. El primero que tiene como objetivo abordar estas principales causas de desigualdades y aportar soluciones innovadoras a esta situación.

En palabras de Fernando Ruiz, presidente de la Fundación SERES, este tipo de desigualdades exigen la intervención de todos los actores sociales. “Y las empresas han demostrado que son una pieza fundamental para abordar ese cambio e implementar nuevos modelos”.

Este documento ha sido elaborado gracias a la participación de 150 profesionales de la medicina, del mundo académico y del tercer sector, mediante la metodología Moonshot Thinking -basada en buscar innovaciones disruptivas-, desde el enfoque de la colaboración conjunta.

De los 28 países europeos, España se sitúa a la cola -puesto 26- en materia de igualdad social en el acceso a la salud.

La “gran brecha” de acceso sanitario, entre campo y ciudad  

Que una mujer embarazada, a punto de dar a luz, recorra durante hora y media un largo camino poco o nada asfaltado, para llegar al primer hospital cercano y que le digan que no tiene las suficientes contracciones, por lo que debe volver más tarde, es una realidad.

O que un anciano fallezca porque no tenía el conocimiento suficiente de cómo acudir a un médico, también lo es.

Con estos dos ejemplos, Ana Ruiz, del departamento de Lingüística, Lenguas Modernas, Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad Autónoma de Madrid, ha querido escenificar “el ámbito con más necesidades de actuación” dentro de las desigualdades en salud: la despoblación.

Un reflejo del éxodo rural que ha vivido el país de forma progresiva desde el siglo pasado y que ha dejado una estampa desértica en diferentes zonas de todo el territorio español. Ahora uno de los rasgos más importantes de la España contemporánea, dejando así, ha asegurado el periodista y escritor Sergio del Molino, una “gran brecha” de acceso sanitario entre pueblos y ciudades.

En esta España vacía se percibe una falta de servicios que afecta, sobre todo, a la atención médica especializada, concentrada en ciudades muchas veces distantes de las áreas más despobladas. Es fundamental que se apliquen medidas que generen en los profesionales sanitarios de atención primaria, hospitalaria y de urgencias un interés en trabajar en áreas poco pobladas”, ha explicado del Molino, también autor de La España vacía.

Ya no sólo por una cuestión demográfica, sino que también “la propia tecnología también ha generado limitaciones en aquellos pacientes más mayores”, ha detallado Antonio Calles, médico especialista en Oncología del Hospital Gregorio Marañón, quien también ha opinado que, por ello, quizás deberían crearse interfaces más “amables” con este tipo de pacientes.

“Es fundamental que se apliquen medidas que generen en los profesionales sanitarios de atención primaria, hospitalaria y de urgencias un interés en trabajar en áreas poco pobladas”

Sergio del Molino, escritor y periodista

Por ello, el informe propone y aterriza una potencial solución basada en generar un puente para la salud en la España vacía. Como la creación de un nuevo rol de ‘cuidador’ en las áreas rurales, conformado por referentes del pueblo, con conocimientos básicos médicos y tecnológicos y formación para dar soporte emocional. O la creación de una red de médicos a nivel regional o de Comunidad Autónoma, de atención primaria y hospitalaria. Así como poner en contacto al ‘cuidador’ rural con la red de médicos a través de la conexión digital

Para que esta iniciativa sea efectiva, sus autores han afirmado que será fundamental el desarrollo de una red de alianzas público-privado que trabaje conjuntamente en impulsar la igualdad sanitaria.

desigualdades, BMS, SERES, libro blanco
De izquierda a derecha, Menchu Lavid, Ana Ruiz, David Valcarcel, Antonio Calles y Ana Rubio.

Posibles líneas de actuación para reducir la desigualdad 

Tras analizar diferentes causas, responsables de estas desigualdades, los participantes también han planteado una serie de medidas con las que mejoraría la situación sociosanitaria española a corto, medio y largo plazo. Algunas de esas medidas son:

  • La necesidad de atraer a profesionales y personal cualificado a zonas rurales. 
  • La potenciación de la formación de más profesionales de la salud en tecnología y en aspectos humanísticos, como la empatía y la inclusión. 
  • El desarrollo de nuevas tecnologías como la telemedicina y el uso de la Inteligencia Artificial. 
  • El empleo de unidades móviles que se puedan adaptar a las necesidades de las poblaciones. 
  • El fomento de un mayor conocimiento sanitario en centros educativos
  • El empoderamiento de una nueva generación de españoles como agentes de cambio y promotores directos en salud.

“En BMS dedicamos parte de nuestros esfuerzos a reducir las desigualdades en salud. Y, en el caso de España, la despoblación es una de las principales causas de este problema. El impulso de esta iniciativa está fuertemente vinculado con nuestra forma de trabajar y con nuestro compromiso de transformar la vida de los pacientes”, ha concluido Roberto Úrbez, Vicepresidente Europeo y Director General de Bristol Myers Squibb en España y Portugal.


También te puede interesar…