Premios BiC

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado los resultados provisionales de Solidarity Therapeutics Trial, el ensayo clínico que está analizando, en más de 30 países, la efectividad de medicamentos reutilizados para el tratamiento de la COVID-19.

Los datos indican que los regímenes de hidroxicloroquina, lopinavir / ritonavir, interferón y remdesivir “parecen tener poco o ningún efecto sobre la mortalidad a los 28 días o durante el curso hospitalario de COVID-19 entre pacientes hospitalizados”.

El estudio analizó los efectos de estos tratamientos en la mortalidad general, el inicio de la ventilación y la duración de la estancia hospitalaria en pacientes hospitalizados. El resto de usos de los fármacos, como por ejemplo en tratamiento preventivo, deberían examinarse mediante diferentes ensayos.

En el comunicado emitido por la OMS, el organismo declara que la plataforma global del Solidarity Trial está lista para evaluar rápidamente nuevas opciones de tratamiento prometedoras, con casi 500 hospitales abiertos como espacios de prueba.

Resultados “antes de tiempo”

La compañía estadounidense Gilead ha declarado que los datos iniciales del ensayo Solidarity impulsado por la OMS se han hecho públicos antes de su divulgación en una revista revisada por pares. “Estos nuevos datos no parecen concordar con resultados más robustos de remdesivir extraídos de múltiples estudios controlados y aleatorios publicados en revistas revisadas por pares validando el beneficio clínico de remdesivir”, explican a través de un comunicado.

La farmacéutica argumenta que los beneficios de remdesivir se han demostrado en tres ensayos clínicos aleatorizados y controlados, incluido un ensayo clínico randomizado, doble ciego y controlado con placebo (ACTT-1), para evaluar la eficacia y seguridad de los medicamentos en investigación.

Los resultados del ensayo ACTT-1, impulsado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), llevado a cabo principalmente en Estados Unidos y Europa, demostraron que el tratamiento con remdesivir “produjo mejoras clínicamente significativas en múltiples evaluaciones de resultados en pacientes hospitalizados con COVID-19”. Los resultados de este estudio fueron revisados ​​por pares y publicados en The New England Journal of Medicine.

Estos datos también han propiciado aprobaciones regulatorias o autorizaciones temporales para tratar COVID-19 en, aproximadamente, 50 países de todo el mundo.