GM | martes, 23 de enero de 2018 h |

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), han firmado un convenio marco de colaboración para promover el conocimiento y la formación de oncólogos médicos, microbiólogos e infectólogos en torno al cáncer y las enfermedades infecciosas.

La creciente multidisciplinariedad de las ciencias y los incesantes cambios y avances tecnológicos, hacen que la labor que desarrollan los profesionales de la SEIMC y la SEOM estén cada vez más relacionadas, existiendo en la actualidad numerosos puntos de encuentro que propician la colaboración en los campos formativo e investigador.

La presidenta de SEOM, Ruth Vera García, asegura que “este acuerdo establece un entorno de referencia para coordinar las acciones entre ambas sociedades, tanto en el intercambio de información, como en la promoción del conocimiento y la formación de oncólogos médicos, microbiólogos e infectólogos. La colaboración con sociedades científicas permite elaborar, entre otros, documentos de consenso de gran valor, que contribuirán a disminuir la variabilidad clínica en el manejo del cáncer en España y a favorecer la cohesión del Sistema Nacional de Salud”, ha recordado la presidenta de SEOM.

El principal fruto de este convenio es la creación de una comisión de trabajo paritaria, que se reunirá al menos una vez al año y que estará integrada por dos representantes de cada una de las sociedades. Así mismo, SEIMC y SEOM se comprometen a organizar actividades de forma conjunta y a participar en congresos y reuniones propias de cada una.

En palabras del presidente de la SEIMC, José Miguel Cisneros, “este acuerdo es la mejor expresión, a nivel institucional, del trabajo en equipo que cada día se lleva a cabo en muchos hospitales españoles entre oncólogos médicos, microbiólogos e infectólogos, para mejorar el pronóstico de los pacientes oncológicos con infecciones graves y complejas. También es una oportunidad para ampliar los límites de esta colaboración y realizar proyectos de formación e investigación, acordes con el gran potencial científico técnico de sendas sociedades”.

Este acuerdo de colaboración no es excluyente, por lo que cabe la posibilidad de sumar apoyos y esfuerzos con otras instituciones y sociedades, tanto nacionales como internacionales, que deseen trabajar conjuntamente en las áreas de interés.