Los responsables de las Consejerías de Sanidad han recibido una carta del Ministerio de Sanidad en la que se tratan asuntos como la supervisión de los residentes en su cuarto año de formación, recordando la legislación de la formación de especialistas en Ciencias de la Salud.

Esta carta se ha remitido en respuesta a la incipiente falta de profesionales en el sector sanitario. Además, la preocupación que esta situación genera a las Comunidades Autónomas (CCAA) se acrecienta durante el período estival, pues muchos profesionales terminan la residencia a finales de septiembre. Esto se da a consecuencia de la pandemia, pues la elección de plaza o la incorporación a sus destinos, se demoró al mes de septiembre, a causa del confinamiento, y no en el mes habitual de comienzo de la residencia que es en mayo.

Según ha confirmado la Consejera de Sanidad, Fátima Matute, respecto a la falta de profesionales “no es en verano, es una realidad del día a día”. “Nosotros, en la Comunidad de Madrid, hemos hecho los deberes, tenemos nuestro plan de verano de contingencia, que hemos trabajado desde la Dirección General de Atención Primaria y todo el equipo para que podamos dar asistencia y asegurar la asistencia a todos los madrileños”, ha añadido.

Formación de especialistas

El artículo 20 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias (LOPS), establece las bases del sistema de formación de especialistas y define con claridad la asunción progresiva de responsabilidades por parte de los residentes y su integración en las actividades del centro donde se les esté formando.

Además, según el programa formativo, los residentes de cuarto año de Medicina Familiar y Comunitaria (R4) tienen que poder responder de manera autónoma y completa a las responsabilidades que una consulta requiere. Todo ello sin la presencia de su tutor asignado, aunque con la posibilidad de consultarle al mismo o a otro especialista.

Rotaciones externas

En esta carta además, se ha recordado la normativa sobre rotaciones externas recogida en el artículo 21 del RD 183/2008, que son aquellas que se llevan a cabo en centros o dispositivos no previstos en el programa de formación ni en la acreditación otorgada al centro o unidad docente. Pueden ser autorizadas por las CCAA siempre que se cumpla con los siguientes requisitos:

  • Ser propuestas por el tutor a la comisión de docencia.
  • Que se realicen en centros acreditados para la docencia preferiblemente.
  • Que la gerencia del centro de origen esté comprometida con seguir abonando al residente la totalidad de sus retribuciones.
  • Que la comisión de docencia de destino manifieste su conformidad.

Retribuciones

El último punto que se trata en esta carta son las retribuciones de los residentes. Según se establece en el artículo 7 del RD 1146/2006, es competencia de las CCAA establecer los complementos salariales, en el marco de la relación laboral especial de residencia.


También te puede interesar…