Premios BiC

Este domingo la directora del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), María José Sierra, anunciaba que Sanidad está preparando un estudio sobre la inmunidad de la población. Este trabajo se está desarrollando de manera conjunta con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los tres organismos están trabajando para, mediante el uso de test rápidos, conocer un número aproximado de las personas que están inmunizadas contra la enfermedad.

Desescalación de las medidas

Este “gran estudio de seroprevalencia” se encuadra dentro de la fase de ‘desescalada’, una vez se está controlando el aumento del número de casos y fallecidos. Conocer la inmunidad de la población sería de gran ayuda en esta fase. Las pruebas se realizarán a la población general para conocer si han superado la enfermedad, y poder saber el porcentaje de inmunidad de la población. Conocer este dato podrá servir a las autoridades para ir relajando de manera gradual las medidas restrictivas de distanciamiento social. Y es que, según han afirmado tanto desde el Imperial College de Londres como virólogos expertos en diferentes instituciones a nivel mundial, en España el número de inmunizados podría oscilar entre los cuatro y siete millones.

Sierra aseguraba durante su comparecencia que las autoridades sanitarias ya están diseñando los primeros pasos de este “importante y amplio estudio”. La experta apuntaba además que espera que “que en pocas semanas podamos tener datos reales”. Además, confía en que este análisis arroje luz sobre la situación real del coronavirus en España, más allá de las cifras.

La epidemióloga afirmaba que “es un virus nuevo que cada día vamos conociendo más, pero una persona que ha pasado la enfermedad desarrolla un nivel alto de anticuerpos“. Sierra explicaba también que “la sensación, por estudios publicados, es que cuando pasa la enfermedad, la persona queda inmunizada durante un periodo de tiempo importante“.

Diagnóstico temprano y prevención

Sierra explicaba además durante la rueda de prensa que los test rápidos usados por el Gobierno van a utilizarse para realizar un diagnóstico precoz y aislamiento de los positivos. Esta medida sería de gran ayuda a la hora de reducir las restricciones de movilidad y distanciamiento social. Así, precisaba que “en la nueva fase hay medidas fundamentales, y una de ellas es la detección precoz de todos los casos y el aislamiento, tanto de casos más graves como más leves”.

Para que esta fase sea efectiva, el Ministerio quiere garantizar que se haga el test a todas aquellas personas que presenten síntomas, las cuales deberían ser aisladas. Para ello, desde Sanidad contemplan tanto el aislamiento domiciliarios como en otro tipo de instalaciones consensuadas con las comunidades autónomas. Esta opción se plantea para aquellos que no puedan realizar la cuarentena adecuadamente.

“Estamos trabajando en todo este tipo de escenarios. Esperamos en pocas semanas comenzar la fase de ir desescalando medidas, concretaba Sierra. Además, consideraba que “lo importante de testar es especialmente a los que comienzan síntomas. Nuestro objetivo fundamental en estas siguientes semanas es que cualquier persona que inicie síntomas se diagnostique de forma precoz y se aísle”. Para ello Sierra recordaba que se ha elaborado una guía con las CCAA sobre cómo utilizar estos test rápidos en la detección precoz y, próximamente, en el estudio de inmunización.

Otro de los aspectos que Sierra comentaba que se está contemplando como “otro de los aspectos fundamentales” es el uso de mascarillas. En esta línea, añadía que “es otra de las medidas que ayudan a que la gente que pueda tener una infección no transmita a los demás“. Así, concluía que se trata de una medida que están estudiando “muy seriamente” para aplicar “para la fase de desescalada”.


Noticias relacionadas: