El Ministerio de Sanidad ha dado por cerrada la vigilancia que mantenía sobre las hepatitis agudas graves, de origen desconocido, que afectaban a menores. Así lo aprecia en su informe final de situación, elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y el cual ha sido publicado por el departamento para notificar el punto final al seguimiento rutinario de casos. No obstante, en el trabajo detallan que sí continuará el estudio de las etiologías asociadas en el ámbito de la investigación.

Hasta el 24 de noviembre, como detallan, se notificaron al Centro Nacional de Epidemiología 61 casos en investigación de hepatitis aguda (con criterios de ingreso) en niños hasta 16 años. La mayoría de los casos fueron menores de seis años, habiendo una mayor proporción de niñas, según añaden.

Según Sanidad, tres casos fallecieron, dos de ellos después de someterse a un trasplante hepático; el tercer caso fallecido no recibió trasplante. “Se detectaron diversos patógenos en estos casos, en 19 de ellos se detectó adenovirus y en 4 casos se detectó SARS-CoV-2”, apostilla el informe.

Además, el departamento explicita en que únicamente 11 de 51 casos con información disponible habían recibido la vacuna frente a la COVID-19.

Por su parte, en las CC. AA. y el Centro Nacional de Microbiología se han realizado las investigaciones microbiológicas y de metagenómica. Se han detectado 11 casos positivos para virus herpes y 18 de los 42 analizados (42,8 por ciento) han sido positivos para adenovirus.

Por último, Sanidad argumenta el fin de la vigilancia en base a que “desde la semana 17 del año 2022, las tendencias se han mantenido estables, sin observarse ningún aumento ni ningún otro evento relevante en relación con esta alerta detectada en Reino Unido”.

Contexto, hipótesis y definición de caso

Como recuerda el trabajo, Reino Unido notificó en abril a la OMS una alerta tras la detección de 10 casos de hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños. En España se comenzó la vigilancia de esta entidad desde ese momento. Hasta el 24 de noviembre, se notificaron en Europa 572 casos en 22 países, de los cuales 280 son de territorio británico. “De los 320 casos de los que se dispone de esta información, 24 (7,5  por ciento) han recibido un trasplante hepático”, acotan.

Bajo esta óptica, la principal hipótesis causal manejada por el ministerio se encuentra en torno a la infección por adenovirus, “habiéndose asociado de forma muy significativa a los casos de Reino Unido y a un porcentaje importante de los casos detectados en el resto del mundo”, valoran. Tras la alerta notificada, la investigación de los casos en España fue llevada a cabo adoptando la siguiente definición de caso:

  • Caso en investigación: Persona con hepatitis aguda grave (con criterios de ingreso) y en la que las determinaciones frente a la hepatitis A, B, D, C y E han sido negativas, con elevación de GOT o GPT >500 U/L, con edad entre 0 y 16 años y con fecha de inicio de síntomas desde el 1 de enero de 2022.
  • Caso con vínculo epidemiológico: Persona con hepatitis aguda grave (con criterios de ingreso) y en la que las determinaciones frente a la hepatitis A, B, D, C y E han sido negativas, con elevación de GOT o GPT >500 U/L de cualquier edad que haya tenido contacto estrecho con un caso en investigación sintomático desde el 1 de enero de 2022.
  • Caso descartado: Persona con hepatitis aguda grave (con criterios de ingreso) y hepatitis aguda A-E o una causa de origen no infeccioso que justifique el cuadro clínico.

También te puede interesar…