Junto con la vacunación, las mascarillas han sido otra de las medidas de protección frente al virus de la COVID-19. Sin embargo, en los últimos meses se han producido distintos cambios de parecer por parte de las autoridades sanitarias españolas en cuanto a su uso.

Al principio, la mascarilla únicamente era obligatoria en recintos cerrados o, si no se podía mantener la distancia de seguridad, también en exteriores. Recientemente, se acordó su obligatoriedad en exteriores independientemente de si se podía mantener distancia o no. Y, ahora, el pleno del Consejo Interterritorial (CISNS) ha aprobado este lunes la modulación del uso de las mascarillas en espacios exteriores.

Carolina Darias en el Consejo Interterritorial celebrado este lunes

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, llevará mañana martes al Consejo de Ministros el Real Decreto por el cual las mascarillas en espacios exteriores dejarán de ser obligatorias, algo que será efectivo este jueves tras la publicación de la medida en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Eso sí, el CISNS ha aprobado recomendar su uso cuando se produzcan aglomeraciones.

Acabar con las mascarillas en exteriores es un paso más a dar ante la favorable evolución de la pandemia en nuestro país. En el Congreso, los diputados ya reclamaron “salir del bucle de las restricciones que no sirven y pensar en nuevas y más eficaces medidas”. Así, cabe pensar que más pronto que tarde se produzca un cambio de paradigma a la hora de afrontar una pandemia que, previsiblemente, se convertirá en una futura endemia.

Asimismo, el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) ha concluido que la mascarilla en exteriores debería restringirse solo a “entornos muy concurridos”. El organismo europeo destaca que, “cuando el objetivo de salud pública es limitar la transmisión en la comunidad y no es posible el distanciamiento físico, debe considerarse el uso de una mascarilla en entornos muy concurridos”.

Nuevos planteamientos para el pasaporte COVID

Asimismo, la ministra Darias ha compartido durante el CISNS los avances logrados por España en materia normativa con respecto al Certificado COVID Digital en el seno de la Comisión Europea.

Así, el Ministerio ha explicado que nuestro país ha planteado a la Comisión la emisión de certificados de recuperación basados en test de antígenos y no solo en pruebas PCR. Y es que uno de los inconvenientes actuales del también conocido como pasaporte COVID-19 es que solo se puede emitir un certificado de recuperación si se presenta una PCR negativa. Un test de antígenos negativo no es válido.

España también ha propuesto la modificación del Reglamento (UE) 2021/953 con el objetivo, entre otros, de que los Certificados COVID digitales de la UE puedan emitirse a personas que participan en ensayos clínicos de vacunas COVID-19 (como es el caso de la vacuna española Hipra) y que dichos certificados puedan ser aceptados por otros Estados miembro para no aplicar restricciones a la libre circulación.


También te puede interesar…