Controlar la pandemia
POLÍTICA

br

J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 31 de agosto de 2018 h |

Cuatro años después de su desaparición por motivos de control del gasto público —argumento falaz para el actual Gobierno— el Observatorio de Salud de las Mujeres regresa al Sistema Nacional de Salud. Su objetivo principal será “promover la equidad en salud por razón de género bajo un enfoque feminista en las políticas sanitarias”, según reconoció la ministra Carmen Montón instantes antes de la puesta de largo del organismo.

Los trabajos del Observatorio se centrarán en profundizar en patologías o aspectos sanitarios específicos de las mujeres. Montón puso de ejemplo la salud sexual y reproductiva —citó la endometriosis como ejemplo del que esperan resultados de forma inminente— junto a iniciativas que respondan a la violencia machista. Aunque con menor entusiasmo, la ministra también se acordó de aquellas patologías que, siendo comunes para ambos géneros, tienen mayor prevalencia en las mujeres. “Todos esos datos son los que a partir de ahora, con esa perspectiva de género en todas las políticas sanitarias, son las que iremos conociendo en los diferentes informes e iremos recuperando lo que fue es Observatorio de Salud de las Mujeres y mejorando también su función”, afirmó Montón a GACETA MÉDICA.

Otra de las patas que no quiere descuidar este Observatorio es la formación a los profesionales. El objetivo del Ministerio será trasladar el enfoque de género en la formación de los profesionales de los servicios sanitarios y en la difusión y comunicación del nuevo conocimiento que se genere sobre desigualdades de género en salud. “Este es el objetivo del Gobierno y muestra también la voluntad de sumarse a los compromisos internacionales que tiene España dirigidos a eliminar cualquier discriminación por razones de género, además de mejorar la asistencia”, afirmó la directora de Salud Pública, Pilar Aparicio.

El Observatorio se pone en marcha sin ningún tipo de financiación específica puesto que los trabajos se asumirán desde el mismo Ministerio. Preguntada por este extremo, Montón explicó que “lo que estamos haciendo es una apuesta política y su eliminación no respondió a cuestiones de racionalización del gasto como dijeron”.

Fracturas óseas

El Objervatorio de Salud de las Mujeres abordará tanto enfermedades propias de las mujeres como aquellas que siendo comunes a ambos sexos tienen mayor prevalencia entre las mujeres. Dentro de este segundo grupo no debe pasar desapercibido para el Ministerio de Sanidad el impacto que tienen las fracturas óseas en la salud de las mujeres. En un estudio multicéntrico llevado a cabo en 14 hospitales españoles entre noviembre de 2015 y mayo de 2016 se observó el impacto de estas patologías entre las mujeres. Las fracturas por fragilidad ósea afectan al 40 por ciento de las mayores de 50 años. Además, casi la mitad de las fracturas son osteoporóticas, seguidas de caderas y vertebrales. Además, en 2017, se estimó que el número total de fracturas por fragilidad en España aumentará de 0,33 millones a 0,42 millones en el año 2030, un aumento del 29 por ciento del que el 26 lo representan mujeres. Por último, los datos reflejan que de entre todos los tipos de fractura, la de cadera es la que presenta mayores implicaciones socio-económicas. Además, y ya ampliando los datos a la Unión Europea, se estima que 22.700 mujeres mueren debido a las fracturas de cadera a lo largo de un año.