La Xunta de Galicia se ha pronunciado frente a las afirmaciones vertidas por el portavoz del Grupo Socialista, Julio Torrado en las que aseguraba, que la Consejería de Sanidad, tenía pensado reducir la formación de los MIR que terminan su formación en septiembre, para conseguir “mano de obra barata”. Torrado se pronunciaba así al ser preguntado en una rueda de prensa sobre la propuesta del departamento autonómico para que los médicos MIR de cuarto año cubran vacantes en verano.

“No hay nadie que esté de acuerdo con esta problemática medida”, ha afirmado Torrado. “Lo que está proponiendo la Consejería es en realidad que los MIR pierdan meses de formación, que no la terminen y funcionen como mano de obra barata”, aseveraba Torrado.

Sin embargo, desde la Consejería se ha asegurado que esos MIR de cuarto curso ya están licenciados en Medicina y están acabando la formación en la especialidad y, tal y como recoge su propio plan formativo y cómo reconoció por escrito el propio Ministerio de Sanidad, están perfectamente capacitados para desarrollar su profesión, por lo que no supone merma alguna de su formación. “Esa encomienda a los MIR de cuarto curso es voluntaria, incentivada y bajo supervisión y se recoge en el plan de formación”, han explicado desde el Ejecutivo gallego

De hecho, desde el Ejecutivo han anunciado que aquellos que decidan ayudar, de forma voluntaria y bajo supervisión, como apoyo a esa actividad asistencial contarán, lógicamente, con una serie de incentivos.

La postura de la Consejería

La Consejería de Sanidad gallega ha tenido que explicar esta medida, aludiendo que desde Sanidad, saben que esta formación es parte fundamental para los médicos residentes de último año y, al ser un apoyo a la actividad asistencial, ese labor ha de ser incentivada económicamente y también mediante puntos de valor para su carrera profesional.

El Ministerio de Sanidad ya aclaró por escrito lo que en realidad quiso decir la Xunta: que el modelo gallego de refuerzo de verano con MIR de 4º año es una medida prevista y, por tanto, plenamente legal. Ese plan formativo prevé que el residente de 4º año de medicina familiar y comunitaria debe ser capaz de asumir de forma completa y una consulta sin presencia de tutor.

Planes de verano en la sanidad gallega

El Gobierno gallego en los últimos años ha implementado distintas medidas para mejorar las condiciones de los profesionales sanitarios: mejores incentivos al personal que esté dispuesto a demorar su jubilación, a prolongar su jornada laboral o a asumir pacientes de otro cupo; duplicando los conceptos retributivos vinculados al aislamiento y a los puestos de difícil cobertura; ofreciendo contratos de 3 años en atención primaria a los residentes que terminan medicina familiar o pediatría; actualizando el precio de las guardias, incluyendo la de los médicos residentes; la reducción progresiva de 112 horas anuales en la jornada laboral; u otras medidas de conciliación. 

La Junta recordó, además, que el “Estudio comparativo de las retribuciones de los facultativos residentes en España en abril de 2022” realizado por el Sindicato Médico Andaluz deja claro que, con las retribuciones netas anuales e incorporando las guardias, las comunidades que peor pagan a todos sus residentes son siempre las mismas (Extremadura, Asturias y La Rioja).


También te puede interesar…