Sánchez destaca el valor de los impuestos para responder a los retos y el mantenimiento del SNS

El presidente del Gobierno hace mención a la "ola silenciosa" de salud mental como una de las peores consecuencias de la pandemia

165
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

El pleno del Congreso de los Diputados ha ‘rescatado’ la pandemia y, por ende, la sanidad, en un debate a priori ajeno. Concretamente ha sido en la comparecencia, a petición propia, del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para informar sobre las medidas económicas y sociales adoptadas por el Ejecutivo nacional para dar respuesta a la crisis provocada por la guerra en Ucrania. En este marco, el máximo mandatario ha defendido la recaudación nacional en materia de impuestos —mención específica al gravamen a las grandes fortunas por el contexto que ocupaba— como pilar del Estado de Bienestar. Un debate que, en este punto, ha destacado el valor de los ingresos públicos para responder a los retos sanitarios y la sostenibilidad del propio Sistema Nacional de Salud (SNS).

Sánchez ha dado cuenta así de las lecciones que la COVID-19 ha dejado como “la peor crisis sanitaria de los últimos 100 años de la historia de la humanidad”. Una realidad a la que España se enfrentó “con poco más de 4.000 camas UCI, mientras que Alemania tenía 28.000″ y “con 30.000 profesionales sanitarios menos a los que teníamos una década atrás”.

Así, el líder del Ejecutivo ha tildado de “una de las peores resacas que ha dejado esta pandemia” a la “ola silenciosa” de problemas de salud mental “que se extiende a lo largo y ancho de nuestro país”. Una respuesta para la cual se precisa de recursos económicos, tal y como ha apostillado en su discurso, en el que ha hecho alusión a los que durante la pandemia pedían “más Estado” y ahora piden “menos”.

“Gracias a nuestro Estado de Bienestar, los españoles no se hipotecan para hacer frente a un tratamiento de cáncer”

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Así, ha Sánchez ha utilizado como argumento ejemplos del sector salud para confrontar la necesidad de un nuevo impulso fiscal para las arcas públicas. “Un trasplante de corazón en España cuesta, gracias al sistema público gratuito y universal, poco más de 90.000 euros, mientras que en Estados Unidos cuesta un millón y medio de dólares”, ha apuntado el presidente del Gobierno.

“Gracias a nuestro Estado de Bienestar, los españoles se hipotecan por comprar un coche o una casa, pero nunca por tener que hacer frente a un tratamiento de cáncer. El infierno sería tener hipotecarse y arruinarse, como ocurre en otros países, para curar una enfermedad grave”, ha señalado en su exposición inicial ante el arco parlamentario. Por todo ello, y aprovechando su intervención a este respecto, Sánchez ha pedido a la Cámara Baja el “apoyo mayoritario” a los PGE 2023.


También te puede interesar…