Premios Fundamed
Fernando Prados, responsable del Hospital de Ifema, explica a GM el desarrollo del mayor centro hospitalario en esta crisis.

Hace unas semanas, cuando China construyó un hospital en 10 días, el mundo miraba asombrado sin apenas sospechar la pandemia mundial que se avecinaba. Más de mes y medio después, la Comunidad de Madrid ha superado todas las expectativas, con el mayor hospital en España, instalado en Ifema. El responsable que está liderando esta nueva red hospitalaria es Fernando Prados, exviceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

La filosofía de la consejería de Sanidad “es evitar que se produzca un elevado número de pacientes y que los hospitales no sean capaces de atenderlos”. Prados recuerda que el hecho de que sea una enfermedad infecciosa hace que “cuanto más localizados estemos y logremos que estén los pacientes menos se diseminará la enfermedad”.

La radiografía actual es que en Madrid los hospitales están saturados de pacientes con el virus. “Hay que intentar utilizar el hospital solamente para aquellos casos que lo van a requerir, que, por otra parte, son muchísimos”.

“Sabemos que el número de pacientes no solo es elevado sino que lo va a ser más”

El desarrollo de este ‘macro hospital’ no ha sido tarea fácil. Contará con un número de camas que se generarán “según veamos cómo evoluciona la capacidad de los hospitales para liberar a esos pacientes que puedan recibir todos los cuidados que se le da en un hospital”, adelanta. Prados explica que en apenas cuatro días han sido capaces de poner en marcha 1.500 camas para poder atender a estos pacientes. Pero a pesar de este esfuerzo titánico, los problemas y la falta de material es una cuestión que está presente en este recinto hospitalario. “Es un problema para conseguir material”, lamenta. Ifema ha puesto a disposición de estos profesionales la logística necesaria para llevarlo a cabo. “Estamos simplemente a expensas de unas piezas específicas para la instalación del oxígeno medicinal en todas las camas”.

El problema no es diferente al que ocurre en otros hospitales del país. “Las camas de UCI necesitan un aparataje muy especial. No encontramos respiradores”. No obstante, y a la espera (y con la esperanza) de que estos materiales lleguen en las próximas 24-48 horas, Prados aseguran que podrán empezar a trabajar en estas unidades.

“En 24-48 horas seremos capaces de empezar”

Para el urgenciólogo, el problema es que se ha multiplicado la demanda de material. “Las empresas tienen la capacidad que tienen. Nos han parado los materiales, no nos han parado ni las empresas, ni el personal…”, asegura. La consejería de Sanidad está en contacto con otras comunidades autónomas, así como con el ministerio de Sanidad. “Esto requiere de la colaboración de todos”. Además, Prados está convencido de que cuando se consiga bajar la presión en la sanidad madrileña, esta estructura se podría poner a disposición de otras autonomías que lo precisen.

A pesar de estas dificultades, el que fuera viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, pone en valor el trabajo que están haciendo desde hace varias semanas, los intensivistas y anestesistas que trabajan en las UCIS. “Es un trabajo colosal”, apunta. Desde los turnos dobles, pasando por la duplicación del número de camas, hasta los seguimientos exhaustivos que hacen a estos pacientes. “Hay que plantearse que el esfuerzo que estamos realizando vamos a continuar durante un tiempo”.

¿Cómo cursa la enfermedad?

Una de las cuestiones que destaca Prados -de ahí la urgencia de contar con el material preciso- es que hay un número de pacientes que en el transcurso de la evolución se agrava la patología y requieren de soporte respiratorio. Se trata del octavo día desde que aparecen los síntomas, donde entre el 15 y el 20 por ciento de estos pacientes sufre una aparatosa inflamación de sus pulmones y el estado de salud empeora, hasta precisar cuidados intensivos. “Las guías son muy claras y no tenemos instrumentos. Ahora mismo no tenemos respiradores para poder ofrecer un aumento de camas, en cuanto lo tengamos lo vamos a hacer y vamos a actuar en este hospital de Ifema con absoluta normalidad”.

Como asegura el responsable del Hospital de Ifema, Sanidad es quién gestiona las derivaciones de los pacientes. Hay que tener en cuenta que las camas actuales de la Comunidad de Madrid, tanto de hospitalización como de UCI, forman parte de toda la red hospitalaria de la Sanidad, tanto pública como privada.

Las fases del ‘macro hospital’

Como adelanta Prados, para la construcción de este hospital han establecido varias fases. En una primera, donde están actualmente, se han establecido en uno de los pabellones pequeños de Ifema. Se trata del pabellón Fuenfría, como lo han bautizado. “Hemos hecho una instalación, como un hospital de campaña, situando las camas y los puestos de enfermería de una manera inmediata”. A partir de ahí, se han ido colocando las camas y pacientes en toda la nave. Al mismo tiempo, se está trabajando en la estructura de los pabellones 5 y 7 de Ifema. La carrera a contrarreloj, como asegura Prados, está clara. “Empezar a recibir pacientes lo antes posible, porque los hospitales necesitan evacuar también a pacientes”.

“Ya está todo preparado”

A día de hoy el hospital alcanzará la noche con 300 pacientes. “Ya está todo preparado”. El perfil de los mismos es muy determinado. “Estamos intentando acoger pacientes que no tengan mucho requerimiento. Es cierto que es una patología que evoluciona muy rápido, y estamos preparados para ello”. No hay que olvidar que se pueden producir neumonías con afectación pulmonar severa. “Estamos muy pendientes para detectarlo lo antes posible y poderlo manejar desde aquí”. No obstante, asegura, la idea es que este tipo de pacientes no sea lo habitual.

La buena noticia es que a lo largo de este martes, posiblemente puedan dar 20 altas. “Serán 20 camas más que podremos liberal del sistema sanitario tanto público como privado”.

¿Cómo trabajan a día de hoy?

“Seguimos manejándonos con balas de oxígeno, en vez de con la instalación porque no es posible tener todavía la instalación”. Los profesionales que estarán al frente serán los médicos de atención primaria. “Están haciendo un trabajo increíble”. La mayoría de estos profesionales han acudido a la llamada de manera voluntaria. Además, desde la consejería están pidiendo a los hospitales un soporte extra de médicos especialistas en medicina interna, geriatría, y otras especialidades médicas. “Aunque con este tipo de pacientes se trabaja muy bien con guías, porque responden más o menos a un mismo patrón de patología, teniendo referencia de un senior podríamos manejar el número de pacientes que estamos barajando”. 

No hay que olvidar que la dinámica de estos profesionales ha dado un giro de 360º. “Posiblemente podamos empezar a trabajar como se trabaja en un hospital cuando vayamos a los pabellones 9 y 7, que hemos llamado La Paz y Puerta de Hierro“.

La solidaridad

Lo más llamativo para Fernando Prados ha sido la solidaridad y la capacidad de colaboración por parte de las empresas que han respaldado la construcción de este centro. “Este hospital se está creando con una estructura que es maravillosa. La labor de ifema es encomiable. No existe un sistema capaz en cuatro días organizar esto”, asegura Prados.

La situación frente a esta pandemia requiere de una flexibilidad y adaptación permanente a las necesidades que se están produciendo. “Eso exige al sistema logístico un esfuerzo que no he visto en mi vida”. Precisamente, esa capacidad de aglutinar todas las necesidades y ofrecer respuestas exactas y precisas es lo que Prados pone en valor.

No se olvida tampoco del trabajo y esfuerzo de los profesionales. “Trabajan en un espacio que no es el suyo, no es su hábitat con unas condiciones que no pueden ser como las que tienen en sus lugares de trabajo y enfrentándose a una patología que tampoco es la que ven habitualmente”. A todo esto se suman, las medidas de protección.

¿Qué papel juegan los hoteles sanitarizados?

Además de intentar priorizar en la atención domiciliaria, a través del seguimiento telefónico de atención primaria, la consejería de Sanidad también está poniendo el foco en garantizar las altas, lo antes posible, manteniendo, eso sí, los cuidados domiciliarios y la cuarentena habitual. Es aquí donde, como explica Prados cobran protagonismo los hoteles sanitarizados. El objetivo, asegura este experto, es conseguir que pacientes que no pueden mantener la cuarentena por el hecho de tener pacientes de riesgo a su cargo, o porque no tengan los cuidados necesarios, puedan utilizar estos hoteles. “Se trata de pacientes que no requieren de un manejo hospitalario, y que al salir del hospital puedan establecerse en un hotel con cuidados sanitarios”, apunta.