Premios Fundamed
E.M.C. Madrid | martes, 31 de diciembre de 2019 h |

A falta de que el próximo dos de enero el Consejo Nacional de ERC decida la dirección de su voto en la futura investidura de Pedro Sánchez, cuyo pleno podría ser convocado el viernes día tres, PSOE y Unidas Podemos han presentado esta tarde un acuerdo programático que dedica de forma específica un total de 14 puntos a sus prioridades en sanidad.

Uno de los pilares fundamentales pasa por avanzar en el blindaje del sistema público de salud, apostando por una sanidad basada en la gestión pública directa. Para ello, ambos partidos se comprometen a revisar la Ley 15/1997 de habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud y el conjunto de los mecanismos normativos que han abierto la puerta a privatizaciones del sistema.

De este modo, aseguran que se impulsará la recién creada Comisión, integrada por expertos y expertas del ámbito sanitario, organizaciones sindicales, profesionales y de pacientes, así como colectivos sociales, se analizará la situación y definirá las líneas y estrategias para revisar dicha ley en el plazo de seis meses.

El acuerdo también contempla incrementar los recursos destinados al Sistema Nacional de Salud, en el marco del Consejo Interterritorial, hasta lograr que se alcance el 7 por ciento del PIB en 2023, así como aumentar los recursos para dotar el Fondo de Cohesión Sanitaria.

Los profesionales también están en el punto de mira del posible equipo de gobierno. De hecho, se comprometen a mejorar las condiciones del personal sanitario agilizando el proceso para garantizar el cumplimiento del II Acuerdo en materia de sanidad e impulsando un programa de retorno de los profesionales que han tenido que salir a trabajar en sistemas sanitarios fuera de España.

En el documento, PSOE y Unidas Podemos abogan por impulsar las modificaciones necesarias para garantizar el derecho a la protección de la salud mediante un acceso universal al Sistema Nacional de Salud, trabajando de forma coordinada con las comunidades autónomas para garantizar una aplicación homogénea.

De igual modo, aseguran que avanzarán en la implementación del Marco Estratégico de Actualización de la Atención Primaria diseñado durante la última legislatura con el concurso de las comunidades autónomas y las sociedades médicas y científicas y de pacientes. Entre las medidas a corto plazo, destacan que se incluirán actuaciones para resolver el déficit de planificación en materia de profesionales, especialmente en el entorno rural, según han dado a conocer.

La actualización de la Estrategia de Salud Mental impulsada por el actual equipo de María Luisa Carcedo también tiene un espacio en este acuerdo programático. En particular, subrayan que prestarán especial atención, en colaboración con las comunidades autónomas, al diseño y desarrollo de una estrategia de prevención de la conducta suicida, que incluya un protocolo especial de actuación y que prevea la puesta en marcha de un teléfono de atención público, entre otras medidas.

La eliminación progresiva de los copagos, la incorporación de la atención a la salud bucodental en la cartera de servicios del SNS, la renovación de la tecnología y la digitalización sanitaria o la atención especial a los afectados por enfermedades raras completan, junto con la eficiencia y la transparencia en la política de fijación de precios con la industria farmacéutica, las prioridades del nuevo gobierno que podría liderar el socialista Pedro Sánchez a partir de la semana próxima.