C.M.L. Madrid | viernes, 16 de diciembre de 2016 h |

Pisar el hospital por primera vez siendo residente no debe ser tarea fácil. Durante los años de universidad la teoría ha acompañado al estudiante, pero una vez ‘manos a la obra’… ¿Qué ocurre?

Este tipo de preguntas se la suele hacer todo residente que pisa el primer día el centro hospitalario. La medicina es una ciencia que avanza de manera rápida y a pesar de tener detrás un cuadro médico con experiencia que tratan de ayudar y formar a los futuros médicos, a veces no siempre es suficiente y hay que poner a disposición herramientas que faciliten el trabajo. Con este pretexto surge ‘Medicina Interna: de la teoría a la práctica’, editado por Grupo CTO Editorial, y elaborado por profesionales de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Se trata de un manual “de bolsillo” para apoyar al residente cuando empieza a dar sus primeros pasos en el hospital.

Como explica Pablo Demelo, coordinador del libro, las generaciones de estudiantes que salen de las facultades son cada vez mejores, gracias a que los avances científicos están más actualizados y con el boom de las tecnologías de bolsillo es todo más fácil. “La medicina está globalizada y en constante cambio”, apunta, al tiempo que explica que los profesionales que llevan años trabajando notan que el nivel teórico de los residentes es muy alto pero el asistencial no tanto. “Estamos seleccionando a estudiantes de medicina de tan alto nivel que tenemos médicos con mucho conocimiento pero con más carencias en el contacto directo con el paciente”. Demelo hace referencia a la ‘humanización’ del profesional en su día a día.

El objetivo del manual es, por tanto, cubrir una parte de la medicina interna donde consideraban que existía un vacío. De esta manera, explica que aunque existen manuales de interna que abarcan todas las patologías y datos para ilustrar al profesional sobre la exploración física o la historia clínica, no existía hasta ahora un libro de referencia pensado “para esos estudiantes que empiezan a dar sus primeros pasos y que cuando rotan por el servicio de interna necesitan tener unos consejos básicos”.

El coordinador matiza que no se trata de un manual de exploración y de historia clínica exclusivamente sino que integra la exploración física, las pruebas complementarias más comunes y la orientación del paciente con los principales motivos de consulta en los servicios de interna.

Herramienta de formación

Los expertos que comenzaron a elaborar el manual coincidieron en que los residentes cuando llegan al servicio en ocasiones se sienten perdidos. “Se invierte mucho tiempo en formar en la práctica a los estudiantes”, comenta, aunque explica que “nada sustituye el contacto con el MIR, pero es una herramienta de ayuda para ellos y para nosotros”. Nadie duda de que las prácticas son insustituibles, pero el experto explica que es necesario que el profesional desarrolle la habilidad de hablar con los pacientes y hacer los procesos de forma sistemática.

A modo de ejemplo, muchos capítulos llevan de apoyo un checklist para que el médico pueda ir marcando los procesos que realizan en la consulta. “Si han hecho la exploración de forma sistemática o si han leído la radiografía”. El internista tiene claro que es un buen complemento para orientar a los pacientes a pie de cama.

Precisamente, el ex presidente de la SEMI, Emilio Casariego, comenta en el prólogo que los conocimientos técnicos, aunque imprescindibles, son insuficientes. “Han de combinarse con habilidades y valores humanos capaces de transformar tanto esfuerzo en algo útil”, para los pacientes y para los propios profesionales.

A su juicio, es clave “superar los egos” y entender que llegar a la excelencia profesional, y ofrecer los mayores beneficios a nuestros pacientes, se basa en el aprendizaje y experiencias compartidas. Casariego asegura que es imprescindible saber trabajar con los distintos, quizá complementarios, aprender con ellos, aceptar sus críticas y formar equipos abiertos y capaces de absorber conocimientos, experiencias y actitudes que vienen desde fuera.

Como incide tanto Demelo como Casariego el libro está escrito por médicos y para médicos, de manera fresca y ágil, recorre las necesidades de los primeros momentos ejerciendo este oficio y, “a modo de cuaderno de bitácora, ayuda a encontrar el rumbo en momentos de tribulación y novedad”, apunta Casariego.

Por otra parte, Demelo asegura que el apoyo de Grupo CTO Editorial ha sido fundamental para sacar la idea adelante. “Trabajar con una editorial que tiene experiencia en el campo te facilita las cosas”, reitera Demelo.

EL DATO

‘Medicina Interna: de la teoría a la práctica’ es una guía. Escrito por médicos y para médicos de su época, de manera fresca y ágil, recorre las necesidades de los primeros momentos ejerciendo este oficio. De manera sencilla y clara, orienta los primeros pasos de los nuevos médicos en el área más compleja del hospital de hoy en día. Y en esa misma ruta muestra cómo la atención integral a las personas enfermas define una forma de entender la profesión de médico en el siglo XXI. Igualmente, es una obra necesaria que cubre aspectos poco analizados o nada actualizados sobre esta fase del aprendizaje, tan intensa y vital. Por último, no es un libro fácil de escribir pero los autores aseguran que han conseguido que sea fácil de leer.