El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, acompañado del consejero de Salud, Josep Maria Argimon y el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Hans Kluge, ha encabezado esta mañana la presentación de la orientación del Plan de Salud de Cataluña 2021-2025. Un plan que el jefe del Ejecutivo ha asegurado que será la clave de vuelta para garantizar una “atención integral, justa y de calidad a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña”.

“La salud es nuestra prioridad como Gobierno”, ha destacado el presidente. Por ello, en los presupuestos para 2022, el Departamento de Salud es el que recibirá más recursos. Con los efectos de la COVID-19 se ha evidenciado que, aunque “el sistema de salud estuvo a la altura”, también “requiere de más recursos, tanto a nivel presupuestario, como a nivel de recursos humanos”. Así, uno de cada tres euros nuevos del presupuesto de 2022 se destinan al Departamento de Salud, en concreto el 29% de los nuevos recursos disponibles respecto al último presupuesto aprobado, según ha remarcado Aragonès. Una cifra que se traduce en otros 1.456 millones de euros por este departamento.

Para que el Plan se pueda cumplir, el jefe del Ejecutivo ha señalado que es necesario que la disponibilidad de recursos financieros y presupuestarios por las políticas de salud tengan “continuidad, previsibilidad y permitan acompañar en la planificación”. Por este motivo, ha reclamado la necesidad de consolidar los Fondos COVID extraordinarios de 2020 y 2021 para el año 2022.

Por su parte, el consejero de Salud ha destacado que este nuevo Plan de Salud debe ser decisivo para avanzar en la transformación del sistema sanitario, con una visión más amplia, que incorpore nuevas formas de trabajar y que afronte decididamente para abordar las desigualdades en salud. “Queremos una población sana, donde las personas puedan disfrutar, individual y colectivamente, de bienestar físico y emocional con todo su potencial, desde una visión integradora de la salud, teniendo en cuenta sus determinantes sociales”, ha resumido el titular de Salud antes de enumerar los cuatro principios éticos que orientan el Plan: el respeto por las personas, la justicia social y la equidad, el cuidado de las personas y el entorno y la eficiencia y la sostenibilidad.

Argimon también ha resaltado las características de este Plan respecto a los planes anteriores: “Es más estratégico, porque actuará como brújula, alinea a los diferentes actores y se compromete con las estrategias globales”.

Plan de Salud 2021-2025

El nuevo Plan de salud 2021-2025, que será presentado al Gobierno de Cataluña para su aprobación próximamente, se ha elaborado partiendo de tres elementos, el informe ‘Retrospectiva de treinta años de planificación sanitaria en Cataluña: El motor de transformación del sistema de Salud’ de la OMS; el Plan de Gobierno de la Generalitat y la situación provocada, a todos los niveles, por la pandemia de la COVID-19. Por eso, el nuevo documento recupera una visión más estratégica y se compromete con el marco estratégico de los objetivos para el desarrollo sostenible (ODS) de la ONU, objetivos alineados con el Plan nacional para la Agenda 2030 y Programa Horizonte Europa 2021-2027.

Tiene como base un concepto de salud más amplio que va más allá de la ausencia de enfermedad y que es el resultado de la relación entre las personas y el entorno físico y social. Por eso, también, cuenta con unos principios éticos que le caracterizan, como el respeto por las personas, la justicia social y equidad, el cuidado de las personas y el entorno, y la eficiencia y sostenibilidad

Se trata de un documento estratégico que pretende actuar como la brújula del sistema de salud estableciendo los objetivos necesarios para su mejora. La elaboración del Plan ha sido participada por los profesionales sanitarios, diferentes agentes sociales e interdepartamentales, que han aportado diversidad, permitiendo marcar las líneas maestras y alinear y dar coherencia a todas las intervenciones para la salud. El Plan se ha confeccionado como herramienta de trabajo en la que se proponen retos transversales a superar relacionados con diferentes problemas de salud o enfermedades.

Para llevar a cabo este nuevo planteamiento, el documento se articula sobre cuatro grandes estrategias surgidas de las prioridades detectadas tanto en la salud poblacional como en el propio sistema de salud: igualdad de oportunidades en salud a lo largo de la vida, entornos saludables, integración de la atención a la salud y palancas de cambio transversales y transformadores.

Igualdad de oportunidades en salud a lo largo de la vida

Esta estrategia hace énfasis en la promoción del bienestar emocional y físico de las personas y en la prevención de los problemas de salud que pueden generar desigualdades de oportunidad para el desarrollo personal saludable, sea por razones de sexo o género, condiciones socioeconómicas, nivel de estudios, territorio o edad.

Su objetivo es reducir las desigualdades en salud, introducir la perspectiva de género y potenciar la promoción de la salud de las personas en todas las etapas de su vida, especialmente en colectivos en situación de vulnerabilidad. Asimismo, pretende definir objetivos y acciones en los ámbitos de la salud afectiva, sexual y reproductiva, la alimentación y actividad física saludables, la salud emocional, el envejecimiento activo, las adiciones y las violencias.

Entornos saludables

La estrategia contiene medidas para superar las desigualdades, la consecución de los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas e incluye las áreas de salud pública en protección de la salud, salud ambiental y alimentaria, control de la contaminación y el despliegue de la vigilancia epidemiológica.

Las acciones que integra van desde el abordaje de los riesgos ambientales como instrumento para proteger la salud de las personas, pasando por el refuerzo de las estructuras y estrategias de salud pública y las acciones para hacer frente a la residencia la antibióticos que permitan una mejor capacidad de respuesta frente a enfermedades transmisibles y también las epidemias, hasta el fomento del uso correcto de los antibióticos.

Integración de la atención en salud

El objetivo general de esta Estrategia es garantizar la atención integrada en la salud de las personas, las familias y las comunidades, fomentando su calidad de vida y autonomía personal desde la visión “Quadruple Aim” que abarca conceptualmente cuatro grandes objetivos: la mejora de la experiencia del paciente en la atención prestada, la mejora de la salud de la población en general, la mejora de la eficiencia, la mejora de la experiencia del profesional.

La estrategia incluye los objetivos y las acciones para la transformación del modelo de atención a las personas, priorizando los ámbitos de la atención primaria de salud y comunitaria, los servicios de salud pública, la atención a la salud mental y las adicciones, la atención sociosanitaria y la atención hospitalaria y la atención integrada social y sanitaria.

Palancas de cambio transversales y transformadoras

Esta estrategia incluye los instrumentos y mecanismos necesarios para materializar las tres estrategias anteriores para conseguir la recuperación del sistema sanitario y su transformación. En este sentido, los ejes que van a facilitar el trabajo pasan por la colaboración con otros departamentos, con los gobiernos locales, con el sector privado y con la sociedad civil. La participación ciudadana, la de los profesionales, el reforzamiento de los sistemas digitales, la investigación y la innovación son las principales palancas de cambio que deben tener un papel principal en la transformación fundamental para el progreso del sistema de salud


También te puede interesar…