Premios BiC
GM | jueves, 09 de marzo de 2017 h |

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT), la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la Federación Nacional de Pacientes del Riñón (Alcer) han presentado en el Congreso de los Diputados una iniciativa llamada ‘Código Riñón’ con la que pretenden sensibilizar a las autoridades y la población sobre el “problema de salud renal” que tiene España, con más de cuatro millones de afectados por una enfermedad renal de los que un 25 por ciento no lo sabe.

Coincidiendo con el Día Mundial del Riñón, estas entidades se han reunido con los portavoces de Sanidad de los diferentes grupos parlamentarios en la Cámara Baja con el objetivo de denunciar la “excesiva e inadmisible” tasa de mortalidad y morbilidad de la enfermedad renal en España, según ha destacado María Dolores del Pino, presidenta de la SEN.

En la última década esta patología ha crecido un 20 por ciento en España fruto del envejecimiento de la población y de hábitos de vida poco saludables que favorecen su aparición, convirtiéndose en uno de los países europeos más afectados.

“Es el momento de que la salud renal se considere al mismo nivel que las enfermedades cardiovasculares o respiratorias”, según ha denunciado Del Pino, lamentando que “se sabe que la obesidad potencia la hipertensión o la diabetes, pero no es tan conocido el efecto que tiene sobre el riñón”.

De hecho, hasta el 83 por ciento de los pacientes con obesidad pueden tener enfermedad renal crónica y el 15 por ciento de los hombres y el 24 por ciento de las mujeres que ya la tienen la han desarrollado a consecuencia de la obesidad.

Para mejorar su abordaje, además de mejorar la sensibilización, la presidenta de la SEN reclama un mayor diagnóstico en Atención Primaria, ya que “un simple análisis de sangre y orina permite detectarla”, la creación de un registro estatal y una mejor formación de los profesionales.

Sobre todo porque, aunque los casos más graves acaban derivando en diálisis o trasplante, algo en lo que España es líder mundial, estos casos no son más que la “punta del iceberg” de un problema que no se resuelve con estas intervenciones, ha señalado el director de la ONT, Rafael Matesanz.