La iniciativa Mujeres de la Sanidad sigue su curso, recogiendo los desafíos que todavía quedan pendientes en su ámbito de actuación. Entre ellos, servir como motor de cambio para promover la llegada de cada vez más mujeres a puestos de responsabilidad. El objetivo, más allá de servir de quorum en el que compartir ideas y experiencias, es que las ideas aquí expuestas lleguen al ámbito político para que puedan materializarse.

En este contexto, representantes de este proyecto han mantenido un encuentro con Dolors Montserrat, líder Partido Popular Europeo. En este, algunos de los temas protagonistas han sido la necesidad de visibilizar el trabajo de las mujeres para que avancen en su carrera; la conciliación entre vida personal y laboral o la necesidad de crear referentes en sanidad e investigación que sirvan como inspiración a aquellas mujeres interesadas en embarcarse en esta carrera.

De la palabra a la acción

Marisol Soengas, vicepresidenta de la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer y coordinadora de la unidad Aseica Mujer, consideraba que, basándose a los estudios realizados por su entidad, la situación no ha cambiado tanto como debería en las últimas décadas. Entre los problemas identificados que más afectan en investigación y, en mayor parte a mujeres, se encuentran la incertidumbre y la precariedad; además, estas dos carencias se traducen en una reducción de competitividad. En Aseica Mujer tienen como lema ‘¡Pásate a la acción!’; con este, quieren reflejar la necesidad de respaldar a la mujer en los centros investigadores a través del mentoring o el networking, con programas enfocados en conocer las fortalezas y debilidades que cada una puede tener como líder.

Soengas también lamentó que existen muchas investigadoras en cáncer que están haciendo una gran labor y cuya labor no se está reconociendo. Por ello, en Aseica también están organizado el evento ‘Conócelas’ que se celebrará el próximo día 8 de febrero coincidiendo con la semana en que se conmemora el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La misión, según indican desde la propia entidad, es “dar visibilidad a las científicas que investigan en cáncer, de una forma dinámica e interactiva”.

Papel de la mujer en la pandemia

Por su parte, Iria Miguéns, urgencióloga y directora de MUEjeres en la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (SEMES) ponía el foco en identificar todos aquellos problemas que afectan de manera más exacerbada a las mujeres. Uno de los puntos concretos que abordaba es que, en el caso de las urgenciólogas, no hay un reconocimiento que les permita unas medidas de conciliación teniendo en cuenta su carga asistencial.

Siguiendo este hilo, planteaba que existen múltiples carencias en formación dentro de la especialidad, protocolos diferentes en las distintas comunidades autónomas… que no ayudan a avanzar y dar la mejor atención a los pacientes. Por ello, instaba a que se reconozca la especialidad de urgenciología, poniendo el acento en aquellos problemas que les afectan en general como colectivo (como la gran carga de trabajo que les impide realizar tareas de investigación) y en particular como mujeres (la falta de representación en puestos de liderazgo por todos los problemas que les afectan en mayor medida).

También dentro del ámbito de la medicina, Pilar Garrido, jefe de Sección de Oncología Médica en el Hospital Universitario Ramón y Cajal y presidenta de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme) desvelaba que hay varios estudios que reflejan esta brecha de género en sanidad. Garrido indicaba que antes de la pandemia sí que empezaba a extenderse la sensación de que se estaban consiguiendo cosas; ahora, con el impacto de la COVID-19, recalcaba que con el impacto de la COVID-19, el retroceso ha sido mucho más visible en mujeres que en hombres, con hechos concretos que lo certifican. Por ejemplo, 

Visión de la industria farmacéutica

A pesar de que, en materia de igualdad, la industria farmacéutica está más avanzada que otros sectores, representantes del sector apuntaron a los flecos que todavía hay que pulir.

Menchu Lavid, directora de Corporate Affairs en España y Portugal en Bristol Myers Squibb, señalaba que en el caso de su compañía los principales problemas que han identificado son los relativos a la conciliación. Para solventarlo, desde la compañía impulsaron el programa ‘BMS te ayuda’ en el que se ofreció ayuda a todos los empleados de la empresa, aunque fundamentalmente, explicaba Lavid, esta fue otorgada a mujeres. Lavid indicaba que al contar con una amplia representación de mujeres en puestos de responsabilidad, ofrecer ayuda de diversa índole a las mujeres de la empresa ha sido fundamental para apoyar su desarrollo.

Por su parte, Carmen Montoto, directora médica en Takeda, defendía que en el ámbito de la empresa la diversidad es muy enriquecedora. Montoto coincidía con su compañera de profesión en que el hecho de favorecer la conciliación ha impulsado que todos los empleados se impliquen más. Ahora, opinaba, es momento de contar con una legislación catalizadora para que más allá de cuestiones como el género, cada persona pueda elegir con libertad cómo desarrollarse y que los sesgos no frenen las carreras profesionales.

Uno de los problemas que ponía sobre la mesa Marta Carrera, directora de Market Access en Novartis Oncology, es que las consecuencias de la pandemia exigen más flexibilidad a las personas, activo que demandan en el caso de que estén en búsqueda de empleo. En esta línea, indicaba que el sector es un adelantado, permitiendo a sus empleados trabajar donde y cuando quieran, lo que también es un activo a la hora de atraer y retener talento. Sin embargo, consideraba que, aunque sí han impulsado temas como la conciliación, quizá se hayan dejado de lado otros como el acompañamiento psicológico, a los que creía que es momento de prestar atención.

Además, Ana Morales, directora de Recursos Humanos en Janssen, exponía una idea clara: una parte muy importante para conseguir resultados es tener objetivos. Así, se mostraba de acuerdo con el resto de las participantes de la industria de que el sector es privilegiado, aunque apostaba por seguir impulsando iniciativas para que las generaciones venideras cuenten con referentes diversos tanto en ciencia como en otros ámbitos. Siguiendo este hilo señalaba que desde Janssen tienen en marcha varios programas tanto para visibilizar el trabajo de las mujeres y crear referentes como para replicar en otros sectores las buenas prácticas de la industria farmacéutica. En materia de conciliación, Morales abogaba por incidir en la corresponsabilidad para poder liberar a las mujeres de responsabilidad, y poder así también mejorar la formación en el liderazgo y crecimiento de mujeres.

Unión para avanzar

Una de las ideas que compartían todas las participantes es que, para avanzar, la unión entre agentes de diferentes ámbitos del sector puede resultar fundamental. Y es que, opinaban, que si se hacen peticiones de manera estructurada y alineada, hay más posibilidad de que estas lleguen a buen puerto. En esta ecuación, también reclamaban el apoyo de los hombres, para lograr los objetivos de impulso del talento femenino entre todos, también apoyados por una legislación sólida.

A este respecto, Dolors Montserrat precisaba que a nivel europeo se están haciendo grandes esfuerzos en términos de visibilización, conciliación y mentoring. Entre los siguientes pasos, planteaba que se debe insistir en los problemas específicos de la carrera investigadora, para ir rompiendo techos de cristal y visibilizar el potencial del talento femenino.

Para lograr estos objetivos, Montserrat ponía el foco en la amplia representación femenina en altos cargos que hay en la Unión Europea, que puede servir de motor para lograr el cambio. Otro de los puntos al que creía necesario atender, es a trabajar para que cada mujer se pueda quitar las barreras mentales que todavía tenga para poder optar a todas las oportunidades que se le presenten.

Por último, y en referencia a la pandemia, incidía en los puntos a abordar en materia de conciliación. Así, Montserrat aludía a la nueva estrategia europea que se está planteando en materia de género, que se pretende aplicar a todos los sectores de manera transversal para apuntar a una igualdad real y efectiva. En este marco, destacaba la necesidad de apostar por los roles compartidos, la corresponsabilidad, para impulsar todo el talento, tanto masculino como femenino. Y es que, Montserrat alertaba de que aunque hay que poner en valor todo lo conseguido hasta el momento, es momento de estar alerta para no retroceder.