juan pablo ramírez Madrid | viernes, 03 de marzo de 2017 h |

Los recursos humanos se han convertido en uno de los principales ejes de las políticas de la consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana, Carmen Montón. “La sanidad como derecho implica también a los profesionales. En tiempos de recortes han sido el principal bastión en la defensa del sistema sanitario público”, señaló Montón durante los Desayuno Socio-Sanitarios que organiza Europa Press.

El Plan de Estabilidad en el Empleo persigue reducir la temporabilidad en el personal sanitario del 37,5 al 25 por ciento. Con este fin, la Comunidad Valenciana oferta más de 3.600 plazas en las ofertas publicas de empleo para personal sanitario. El objetivo es incrementar más esta cifra en los próximos años. “Pero es necesario que se suprima sin condicionantes la tasa de reposición, porque su vigencia supone para esta comunidad un yugo a la hora de adecuar el número de profesionales a la demanda de los servicios asistenciales”, destacó la titular de la sanidad valenciana.

De manera paralela la Generalitat Valenciana trabaja en el Plan de Ordenación de los Recursos Humanos para conocer las necesidades de plantilla del sistema valenciano. En este encaje, la consejera deberá incluir a los profesionales del Hospital de La Ribera. El 1 de abril del próximo año concluye la concesión al grupo Ribera Salud y el centro pasará a ser de gestión pública directa. A un año de que finalice el contrato del hospital de Alzira, Montón mantiene reuniones con los sindicatos para decidir el futuro de los trabajadores del centro. Mientras, la consejera trabaja en una modificación de la Ley de Salud (10/2014) que recoja una apuesta por la gestión pública.

Más allá de los recursos humanos, Montón identificó otros tres grandes ejes de su política. En primer lugar, el incremento del gasto en el presupuesto sanitario. En 2017, la Consejería contará con un presupuesto de 6.084 millones de euros, la cifra más alta de su historia. En estos dos años, ha incrementado los fondos destinados a salud en 591 millones de euros, 40 millones más que los recortes de la pasada legislatura.

El segundo es la eficiencia en el gasto. En este periodo, la sanidad valenciana ha conseguido ahorrar 220 millones de euros en gastos de funcionamiento. De esta cantidad, 54 millones se han dedicado a la recuperación de derechos. El tercer eje se refiere al Plan de Dignificación de infraestructuras sanitarias, que persigue como principales objetivos “superar la obsolescencia tecnológica y humanizar instalaciones”.

EL DATO

21
días menos

de espera quirúrgica en 2015 es una de las alegaciones de Ribera Salud ante las afirmaciones de la consejera de Sanidad valenciana, Carmen Montón, de que el modelo de gestión privada es menos eficiente. En un comunicado, el grupo privado hace referencia al informe de la Sindicatura de Comptes, el que también se recoge que los pacientes de La Ribera esperaron 27 días menos que el resto de hospitales públicos para obtener cita con el especialista. El texto detalla también que en atención en Urgencias, 93 de cada 100 pacientes en La Ribera fueron atendidos en tiempo, frente al 81 por ciento del resto de hospitales públicos. El Hospital de Alzira es además el segundo centro en inversión tecnológica.

La semana pasada la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana mantuvo un encuentro con el comité de empresa del Hospital de Alzira, que hasta abril del próximo año gestionará el grupo Ribera Salud. Los sindicatos solicitaron una reunión para conocer en qué condiciones continuarán los trabajadores del centro hospitalario, una vez que el centro pase a gestión pública. La presidenta del comité de empresa del hospital, Belén Domenech, ha explicado que el departamento que dirige Montón pidió disculpas por no haber configurado aún la Comisión Técnica, pendiente de la aprobación del Plan de Ordenación de Recursos Humanos. Domenech señaló que entre otras cuestiones la Consejería se ha comprometido a mantener los “puestos de trabajo y la cartera de servicios”. Una vez que se apruebe el plan, la intención de la Consejería es citar otra vez al comité de empresa.