Con el reinicio del período de sesiones a la vuelta de la esquina, el cajón de tareas a nivel normativo que abordará el espectro político espera con diversos temas de interés para el sector. Algunos de ellos corresponden a la hoja de ruta delineada por el Ministerio de Sanidad desde que a inicios de año diseñara su plan de reformas. Otros, por su parte, vienen contemplados dentro de las demandas y petitums que dejó pendientes el Debate del estado de la Nación celebrado antes de las vacaciones.

En este último aparte, hasta 41 de las 138 propuestas de resolución (PR) que los grupos presentaron a la cámara recibieron saldo positivo del Congreso de los Diputados, algunas de ellas relacionadas con el ámbito sanitario.

Si bien el carácter de las mencionadas iniciativas no era vinculante, reflejan parte de las peticiones que el arco parlamentario retomará en la segunda mitad de año, independientemente de si fructificaron en este contexto o no.

Una ‘toma de pulso’ en el Congreso

Entre algunas de las medidas planteadas en el marco del Debate del estado de la Nación, el Grupo Popular consiguió aprobar un texto que pedía garantizar un sistema de elección de plazas MIR que no dejara plazas desiertas. Asimismo, la formación abogaba también porque este proceso se realizara con la máxima transparencia y en tiempo real en la próxima convocatoria.

Del mismo modo, la mejora del acceso a medicamentos innovadores continuará siendo uno de los principales puntos de discusión en el marco de la reactivación política nacional, tal y como demostraron las PR de Ciudadanos y JuntsxCat sobre enfermedades raras y cáncer metastásico, respectivamente.

MIR, acceso a la innovación, AP y salud mental, entre las tareas

Por su parte, el Grupo Socialista defendió entonces algunas de las intenciones del ministerio. Entre otras, la creación del Centro Estatal de Salud Pública —que a finales de agosto fue aprobado en Consejo de Ministros— y el impulso del Marco de Atención Primaria a través del Plan de Acción (2022-2023).

También apostaron por la continuación de la defensa de la salud mental mediante su propio Plan de Acción (2021-2024). Precisamente, el pasado 1 de agosto el Gobierno aprobó la propuesta de distribución territorial para el ejercicio presupuestario de 2022 de 16 millones concernientes a este plan.

Anuncios pendientes de desarrollo

Entre las grandes actuaciones llevadas a cabo por el Ejecutivo se situó la aprobación del esperado Real Decreto de especialidades, que a finales de julio trazó la línea a seguir para la creación de nuevas disciplinas médicas.

En este sentido, las sociedades científicas de Urgencias (SEMES) e Infecciosas (Seimc) ya trabajan para su reconocimiento como especialidad a través del inicio de sendos procedimientos que esperan resolución definitiva en los plazos marcados por el ministerio. De este modo, esta se antoja como una de las decisiones a tomar por Sanidad de la que estarán pendientes los profesionales.

Justo a principios del mismo mes, el Consejo de Ministros dio forma al real decreto que recogía la reforma del Estatuto marco del personal sanitario para hacer frente a la temporalidad. “Antes del 31 de diciembre deben estar publicadas todas las convocatorias relacionadas con esta situación, que darán estabilidad a más de 67.000 profesionales sanitarios”, indicó entonces Darias.

Ahora, todo queda pendiente de cómo se materializa este proceso ya iniciado por las comunidades autónomas a través de sus correspondientes OPE.

Agencia Estatal de Salud Pública

La gran novedad durante el ‘parón’ estival ha sido la aprobación de la Agencia Estatal de Salud Pública (AESAP) después de que se viniera avanzando su materialización meses atrás. No obstante, todavía quedan interrogantes por despejar que recibirán respuesta con su tramitación como proyecto de ley, un proceso donde se someterá a eventuales enmiendas.

El objetivo así es también concretar su naturaleza y características, además de definir cuál será la autonomía que finalmente albergue la institución. De momento, se ha acotado que la AESAP desempeñará funciones en los ámbitos de vigilancia en salud pública, en preparación y respuesta frente a futuras emergencias, en asesoramiento y evaluación, en salud pública internacional y en información y comunicación de riesgos para la salud.


También te puede interesar…