Premios BiC 2020

La Comunidad de Madrid quiere que el baremo de medidas a adoptar ante la COVID-19 que se debatirá en el Consejo Interterritorial tenga “criterios sensatos” y “aval científico”. De no ser así, el Gobierno regional “seguirá con su propio plan”, basado en seguir aumentando la capacidad diagnóstico, garantizar una mayor capacidad asistencial, potenciar las medidas de prevención y concienciación y, en caso necesario, seguir aplicando medidas de restricción de movilidad en zonas de salud y áreas concretas. Así lo ha asegurado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante los desayunos socio-sanitarios de Europa Press.

El establecimiento de parámetros comunes que a su vez tengan en cuenta las especificidades de cada región se ha convertido en una constante en la dialéctica entre el Ministerio de Sanidad y las autonomías, en especial Madrid. La propuesta del Gobierno incluirá opciones que actúan a distintos niveles de alerta, definidos a su vez por un proceso de evaluación del riesgo.

Madrid es crítica con el hecho de que, de los ocho nuevos criterios, seis sean epidemiológicos y solo dos sean asistenciales. Y es más crítica aún con el hecho de que, en su nueva versión, El Ejecutivo haya eliminado algo que para la Comunidad es clave: la capacidad de elasticidad vinculada al criterio de camas UCI. El baremo que se debatirá en el CISNS establece en su lugar que se cuente el número de camas uci pre-COVID, algo que, según Ruiz Escudero, “no responde a la realidad y no ayuda a conocer la capacidad del conjunto del sistema para atender a los pacientes críticos”.

Una estrategia COVID “perfectamente definida”

Precisamente si de algo puede esgrimir la comunidad de Madrid en el debate sobre el nuevo baremo es su capacidad de elasticidad en la lucha contra la pandemia. Ejemplo de ello son las cifras de la primera ola. “En tiempo record se transformaron los hospitales y centros sanitarios. Pasamos de cerca de 12.000 camas a más de 24.000. En el caso de las UCI, pasamos de 540 a más de 1.900. Triplicamos los puestos de servicios de urgencia, se reforzó el sistema con más de 10.000 nuevos profesionales, se medicalizaron más de 300 residencias…”, ha enumerado Ruiz Escudero.

En esa capacidad sigue confiando la Comunidad para abordar la segunda ola, que coincide con llegada del frío y la gripe.

“El virus sigue aquí. No podemos hablar en pasado. Muchas medidas siguen vigentes o deben volver a ponerse en práctica”

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero

Dentro de esa “estrategia COVID perfectamente definida”, el Gobierno regional sigue confiando en su apuesta desde finales de septiembre. “La Comunidad seguirá apostando por la estrategia de restricción de movilidad y de actividad en zonas básicas de salud con mayor concentración de contagios. Hay que actuar donde está el problema y lo tenemos identificado con monitorización diaria. Controlamos la actividad da cada hospital, de cada centro de Atención Primaria, cada traslado del SUMMA, cada brote y cada incidencia. Tenemos información al detalle y eso es lo eficaz y lo imprescindible para una buena gestión”, ha defendido el consejero de Sanidad.

Asistencia a todos los pacientes

Por lo pronto, parece que las cifras empiezan a dar una tregua. Ruiz Escudero ha destacado que el número de positivos está descendiendo más de un 50 por ciento en todas las áreas básicas de salud donde se han adoptado restricciones. En un total de 51 ha descendido la incidencia acumulada a 14 días. Y a nivel asistencial, respecto al pico máximo de pacientes ingresados en la segunda ola, el total de ingresados se ha reducido en más de un 20 por ciento.

Todo ello mientras se ha incrementado la capacidad diagnóstica hasta multiplicarla por 10 o se impulsar un plan de Atención Primaria llamado a llevar a cabo una “reorganización revolucionaria en este nivel asistencial”. Y también mientras se ha avanzado en el trabajo no COVID. Durante la primera ola de la pandemia los hospitales prácticamente atendieron COVID. Ahora el esfuerzo de los profesionales está permitiendo abordar la COVID y el resto de patologías. “En los últimos meses apenas se han pospuesto cirugías programadas”, ha destacado el consejero.

A este respecto, a Comunidad de Madrid tiene muy claro que no puede repetirse lo ocurrido en marzo. “El sistema no puede pararse”, ha asegurado Ruiz Escudero. Por ello, ha puesto en marcha varias estrategias dirigidas a afrontar todos los desafíos del sistema.

Entre ellas están un plan para la digitalización del sistema, la desburocratización de la incapacidad temporal, la potenciación de la tarjeta sanitaria virtual, el impulso del plan de listas de espera, la tramitación del anteproyecto de Ley de Farmacia, el decreto de mejora de la seguridad de los pacientes o la ampliación de la red hospitalaria madrileña con el nuevo Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal. Con su obra ejecutada al 82 por ciento, Ruiz Escudero espera que esté operativo en las dos primeras semanas de noviembre.


También te puede interesar: