C.M.L. Madrid | viernes, 03 de enero de 2020 h |

La Comunidad de Madrid reforzará las plantillas con 1.300 profesionales sanitarios, principalmente de Enfermería, en el marco del Plan de Invierno y Gripe 2019-2020, además de habilitar 876 camas. Así lo anunció el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, durante la presentación de las medidas sanitarias en atención primaria y hospitales frente a la incidencia de la gripe estacional y otras afecciones respiratorias como la bronquiolitis.

En total, el coste del plan para la contratación de personal, el consejero señaló que rondará los siete millones de euros, en función de la demanda asistencial necesaria por el Servicio Madrileño de Salud para tener un desarrollo adecuado.

Como explicó Ruiz Escudero, estas medidas contra la gripe se pondrán en marcha a partir de la próxima semana y se extenderán hasta el 26 de marzo. Así, coincidirá la fecha de inicio de las semanas de “máxima incidencia” con la llegada del virus gripal a la región en la campaña anterior.

Durante las navidades, tal y como confirmó Yolanda Fuentes, directora de Salud Pública, se vacunaron 1.021.324 personas en la región, una cifra acorde con el objetivo de la Consejería de Sanidad aumentar el porcentaje de vacunación en todas las franjas de edad.

La campaña

Para Ruiz Escudero, gracias a la campaña de vacunación “el proceso de inmunización se encuentra en una buena situación”. El año anterior, durante el mismo periodod, se había vacunado el 53 por ciento de los mayores de 25 años, este año se alcanzó el 54,91.

Entre las medidas puestas en marcha por la consejería para incrementar estos niveles, se encuentra el envío de casi un millón de mensajes instantáneos a la población con factores de riesgo —mayores de 65 años, personal sanitario y mujeres embarazadas—.

Asimsimo, Ruiz Escudero también aprovechó para recordar que los Centros de Salud y los servicios de urgencias de atención primaria son los “recursos fundamentales” ante la aparición de un escenario gripal, pero que cuando se detectan los primeros síntomas “se puede atender a recursos como la atención telefónica o el triaje de enfermería”, que están acompañados de un menor tiempo de espera.