Premios BiC

La Comunidad de Madrid ha anunciado este viernes que extenderá las restricciones a la movilidad y los horarios comerciales que ya ha activado en 37 áreas de su territorio a otras ocho a partir del próximo lunes. Las limitaciones afectarán así a una decena de municipios y a más de un millón de habitantes y se extienden a nuevas áreas de la capital, y de las localidades de Fuenlabrada y Alcorcón.

El anuncio no ha caído bien en el Ministerio de Sanidad, que ha comparecido en paralelo para explicar las recomendaciones trasladadas por los técnicos en su último encuentro celebrado ayer, que no se aplicarán por el momento en la región.

Recomendaciones del ministerio

Las propuestas del ministerio son más restrictivas. Salvador Illa ha explicado que planteaban que las medidas adoptadas en la orden que dictó la comunidad la pasada semana se extiendan no solo a las áreas básicas con incidencia acumuladas superiores a 1.000 casos por habitantes, sino a toda la ciudad y a todos los municipios que presentan incidencias por encima de los 500 casos.

Además, Sanidad aconsejó que se mantenga el permiso de circulación de las personas dentro de estas áreas, pero que se establezca recomendación explícita de evitar todo movimiento innecesario en toda la comunidad autónoma.

Otro punto de las recomendaciones del gobierno central pasaría por prohibir el consumo en barra en toda la comunidad autónoma, no solo en áreas con incidencia superior a 1.000 casos por habitante.

Por último, el ministerio ha sugerido que el territorio de la Comunidad de Madrid se restrinja la ocupación de las terrazas a un 50%.

Salvador Illa ha advertido de que vendrán semanas muy duras en Madrid y en otras zonas. “Hay que actuar con determinación para tomar el control, hay que hacer ésto, no hay otro atajo”, ha manifestado tras la reunión diaria para valorar la evolución de la pandemia.

Criterios dispares

Por su parte, el viceconsejero de Salud Pública madrileño, Antonio Zapatero, ha defendido los criterios de gestión adoptados por la Comunidad, que varían en función de la situación de las áreas de salud. “La obligación es seguir en esta línea y en función de cómo vaya la situación se tomarán las medidas que permitan proteger a los ciudadanos”, asegura.

Zapatero entiende que se quieran plantear medidas diferentes, que el ministerio de Sanidad les trasladó en su reunión de ayer, pero reclamó “homogeneidad de criterios”. “La semana pasada Madrid adoptó medidas, que fueron consideradas adecuadas e incluso drásticas por algunos. Han pasado cuatro días de la puesta en marcha de las medidas, el resultado no se producirá en dos días. Nos basamos en indicadores que pretenden proteger a los ciudadanos”, defendió.

El primer desencuentro se produce apenas cuatro días después de que la presidenta de la comunidad autónoma, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acordaran crear un “Espacio de Cooperación” frente a la COVID-19 entre ambas administraciones para el seguimiento y respuesta de la evolución de la pandemia. Un espacio que no ha aguantado su primer envite, a pesar del tono aparentemente amable y comprensivo por ambas partes en ruedas de prensa simultáneas.