Premios BiC
E.M.C. Madrid | martes, 18 de septiembre de 2018 h |

La Asociación Española de Portadores de Válvulas Cardíacas y Anticoagulados (Aepovac) ha presentado en Madrid el primer Manifiesto sobre Valvulopatías para llamar la atención sobre la necesidad de un diagnóstico y tratamiento precoces en este tipo de patologías. Precisamente, uno de los puntos de este documento es realizar este diagnóstico temprano, con actuaciones tan sencillas como el uso del fonendoscopio durante las visitas rutinarias al médico de atención primaria, en personas de edad avanzada.

No en vano, ponen el acento en que según los datos de la encuesta europea Heart Health, relalizada a mayores de 60 años de un total de once países, el uso de esta herramienta es más limitado de lo que debería. Un 46 por ciento de las personas encuestadas afirmaron que su médico utiliza el fonendoscopio en el transcurso de una visita médica de forma excepcional.

En la misma línea, dentro de este manifiesto proponen realizar otras estrategias como la realización de revisiones anuales para detectar la enfermedad valvular en mayores de 65 años, así como la creación de guías de actuación que ayuden a los profesionales a tomar decisiones de forma compartida con el paciente.

Desde Aepovac insisten en que a pesar de los avances queda mucho por hacer en el manejo de pacientes con algún tipo de valvulopatía, así como en materia de concienciación social. La asociación propone promover la colaboración entre administración, sociedades científicas, industria y pacientes para implementar campañas de concienciación a nivel nacional.

Otro punto clave para los afectados es mejorar el acceso al tratamiento de esta enfermedad, ya sea mediante el reemplazo de prótesis biológicas o a través de la reparación de válvulas dañadas, que ha demostrado ser eficaz para tratar los síntomas y mejora la esperanza y la calidad de vida del paciente.

Por otra parte, según la encuesta europea casi el 92 por ciento de los encuestados desconocen la valvulopatía más común, la estenosis aórtica. Para su presidenta, Cecilia Salvador, la falta de información sobre esta enfermedad hace que el propio paciente no informe de manera adecuada a su médico, lo que se traduce en diagnósticos imprecisos que impiden que se lleve a cabo un correcto tratamiento de la misma.

Por su parte, los especialistas coinciden en que la carga asociada a las enfermedades valvulares va en aumento, debido principalmente al envejecimiento poblacional. Según los últimos datos, una de cada ocho personas mayores de 75 años sufre algún tipo de valvulopatía. El tres por ciento de los mayores de 65 años, y hasta un 7,4 por ciento de los mayores de 85 presentan este tipo de patología.

Para finalizar, médicos de atención primaria, profesionales de enfermería, cirujanos cardiovasculares y cardiólogos han repasado los avances más destacados en cada campo, en un acto que ha contado con la presencia del gerente del Hospital La princesa, Fidel Illana, y el director general de Coordinación de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany.