GM | martes, 24 de abril de 2018 h |

Desde su desarrollo en el año 2005 los Indicadores de Calidad del enfermo crítico se han ido adaptando a la evidencia científica de forma dinámica. En el nuevo

manual, elaborado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) con la colaboración de sus Grupos de Trabajo y la participación de la SEEIUC, se

han clasificado los indicadores de una forma más ordenada, actualizado el contenido, las definiciones, las referencias bibliográficas y los estándares en base a estándares propios, en la medida

de lo posible.

En esta tercera edición se han elaborado 140 indicadores de calidad basados en las nuevas evidencias, abordando diferentes áreas del enfermo crítico y dimensiones de la calidad. Estos

indicadores desde la primera edición han sido reconocidos a nivel internacional y han servido de referencia para la elaboración de indicadores de otras Sociedades Científicas. Desde el año 2011

están incluidos en la National Quality Measures Clearinghouse (NQMC) de la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ), de los Estados Unidos. De ahí la importancia de su

traducción al inglés, ya que esto facilita su difusión en muchos países.

“Nuestro objetivo es darles la máxima visibilidad y facilitar que puedan ser utilizados por cualquier institución y organización que atienda a enfermos críticos“, comenta María Cruz Martín

Delgado, presidenta de la Semicyuc.

Los indicadores de calidad sirven como herramienta para evaluar a través de las diferentes dimensiones la calidad de la atención del paciente crítico. El desarrollo de indicadores en base a una

metodología validada y utilizando términos comunes permite además comparar los resultados a lo largo del tiempo y entre diferentes unidades, y evaluar la calidad de la atención del

enfermo crítico y disponer de estándares que permiten mejorar la atención dentro de las UCIs.

“Medir la calidad y el benchmarking ha sido una preocupación de la Semicyuc y de las Unidades de Cuidados Intensivos, por eso tenemos el objetivo de detectar áreas de mejora y ofrecer los

mejores cuidados a nuestros pacientes. Estamos trabajando en como automatizar la recogida de algunos de los indicadores de calidad a través de los Sistemas de Información Clínica, lo que

facilitará su medida, así como disponer de estándares propios”, añade María Cruz Martín.

Entre los indicadores básicos destacan:

• La trasfusión inadecuada de concentrados de hematíes, incluida, también, entre las recomendaciones “No hacer” de la Semicyuc.

• La identificación del delirium como uno de los eventos adversos evitables y que tienen impacto a largo plazo en un número importante de pacientes.

• Los horarios de visita flexibles en línea con las políticas de humanización que se están implantando en los últimos años en muchas Unidades de Cuidados Intensivos.

“La Semicyuc desde hace muchos años ha apostado por ofrecer a los pacientes críticos o potencialmente críticos una atención de calidad a través de diferentes iniciativas. Los indicadores

son una excelente herramienta en los ciclos de mejora y ayudan a los profesionales y las Unidades de Cuidados Intensivos a evaluar sus resultados. Muchos de estos indicadores están

basados en las guías de práctica clínica de diferentes patologías críticas por lo que seguro que pueden ayudar a la adherencia a estas recomendaciones y reducir la variabilidad de la práctica

clínica. Como presidenta de la Semicyuc quiero agradecer a todos los profesionales que han trabajado en la elaboración de estos indicadores y animar a todas las unidades a utilizarlos y a

seguir trabajando para asegurar la mejor atención a nuestros pacientes”, concluye la Presidenta de la Semicyuc.