Elvira Velasco
Elvira Velasco, durante la defensa de la PL en el Congreso.

Los profesionales sanitarios son el activo más valioso del sistema sanitario nacional, tal y como ha dejado patente la pandemia. Y así quiso hacer que constara en sede parlamentaria Elvira Velasco, quien presentaba una Proposición de Ley (PL) para garantizar su seguridad y protección. La portavoz en la Comisión de Sanidad del Grupo Popular en el Congreso, ha defendido en el Pleno de la cámara una iniciativa cuyo fin último se ha centrado en prevenir y evitar el riesgo de sufrir daños por actos de violencia en este ámbito. Como ha valorado Velasco, estas se producen “desgraciadamente, con demasiada frecuencia”.

Para muestra, datos: “En el año 2021 se registraron 10.170 agresiones a profesionales en el Sistema Nacional de Salud (SNS), con un incremento de 1.638 agresiones con respecto a 2020. De las personas agredidas, el 77 por ciento son mujeres con edades comprendidas entre los 35 y 55 años, y principalmente en personal médico y administrativo”, ha acotado la también diputada por Zamora.

A pesar del apoyo de VOX, Ciudadanos y FORO Asturias, la propuesta ha sido rechazada con 155 votos a favor, por 187 en contra y una abstención, con la oposición de los grupos nacionalistas y el bloque izquierda.

Velasco ha explicado que la mayor de agresiones notificadas por parte de los profesionales del SNS se corresponden son, en un 85 por ciento de los casos, de tipo no físico; no obstante, “se produjeron 1.483 actos violentos de tipo físico a lo largo de 2021”, ha destacado durante su intervención. Además de ser un problema de violencia en sí mismo, “conllevan un deterioro de la relación de confianza entre el profesional sanitario y el paciente, y repercute gravemente en la salud y calidad de vida del profesional agredido”.

“Este tipo de violencia conlleva un deterioro de la relación de confianza sanitario-paciente, y repercute gravemente en la salud y calidad de vida del profesional agredido”

Elvira Velasco, portavoz de Sanidad del PP en la Comisión de Sanidad del Congreso

Como ha puesto de relieve durante la defensa de la iniciativa, existen distintos elementos que pueden precipitar su aparición, los cuales favorecen las situaciones de conflicto en la comunicación personal profesional-paciente, junto a “la presión de la falta de recursos y la sobrecarga asistencial“.

La PL pedía así un impulso para afrontar esta situación señalando la insuficiencia de la actuación actual. Entre algunos aspectos presentes en el articulado se abogaba por calificar estos actos violentos como accidente laboral; también por crear un Registro Nacional de los mismo. La creación de este marco regulatorio específico apostaba también por la elaboración de un Plan de Prevención contra la Violencia en el ámbito sanitario o la encomienda al Ministerio de Trabajo y al Ministerio de Sanidad de crear un Observatorio Nacional contra la Violencia en esta esfera.

La escasez de médicos, sobre la mesa

La portavoz del PP ha vuelto a afear al Gobierno su poca proximidad para con las soluciones que afectan tanto a pacientes como trabajadores de la salud, volviendo a situar en el foco el déficit de médicos y enfermeras que afecta al SNS, así como el desarrollo de nuevas especialidades. En este punto, Velasco ha lamentado que Carolina Darias no hubiese atendido la petición de los consejeros de “un Pleno Extraordinario del Consejo Interterritorial para que se pudieran alcanzar acuerdos relevantes y abordar el problema a corto y medio plazo y que dejará sin solucionar por su candidatura a la alcaldía de Las Palmas”.

“Si no cuidamos a nuestros profesionales, el SNS se debilitará aún más y perderá parte de su más que reconocida eficacia”, ha reclamado la responsable popular. En última instancia, ha aludido a otros problemas que tiene el sistema como las listas de espera, del acceso a las innovaciones terapéuticas, de las cifras de muertes por causa externa del año 2021 que reflejan “un imparable ascenso de los fallecidos por suicidios, más de 4.000”.


“¿Qué más tiene que pasar? Llevamos tres años pidiendo un Plan Nacional de Prevención Suicidio y durante estos tres años se nos ha bloqueado”, ha suscrito Guillermo Díaz, de Ciudadanos, en línea con los datos apreciados por la diputada popular. El parlamentario naranja ha adelantado su apoyo a la PL que, en su opinión, estaba “cargada de buenas intenciones” pero habría de ser mejorada en período de enmiendas. “La falta de profesionales es un problema que ha de abordarse, porque no es de recibo que los españoles pasen media vida haciendo cola para ser atendidos”, ha añadido Díaz.

VOX también ha apoyado esta proposición “porque creemos que pueden minimizar las agresiones a sanitarios, y esperamos introducir enmiendas en este proceso”. Para su portavoz en la Cámara, Juan Luis Steegmann “es intolerable que se calumnie a los profesionales. Clama al cielo que los grupos de izquierdas no apoyen esta Proposición de Ley”. “Hay que dignificar las condiciones laborales y demostrar que el personal sanitario merece el respeto y protección de los políticos y de estas Cortes Generales”, ha concluido como muestra de apoyo a la iniciativa.

Rechazo del bloque de izquierda

Para el Grupo Socialista, el trabajo en esta parcela está ya en desarrollo. Así lo ha esgrimido su portavoz en la Comisión de Sanidad, Ana Prieto. Para los socialistas, las agresiones a los sanitarios son un problema de gran relevancia, que también afecta a la calidad del sistema sanitario: “El Gobierno de España lleva varios años trabajando y seguirá en ello para evitar las agresiones a sanitarios. Ustedes lo saben, porque así se ha dado respuesta escrita en las 27 preguntas parlamentarias formuladas en Congreso y Senado”. El Ministerio de Sanidad y el de Interior han elaborado una campaña divulgativa dirigida a los profesionales y a la población en general para concienciar y apoyar a las víctimas de estas agresiones”, ha argumentado.


Los socios de Gobierno, Unidas Podemos, han compartido postura, acusando al texto de “inútil” y “rocambolesco”. Para Rosa Medel, portavoz de la formación morada y encargada de intervenir en este debate, “que un paciente no tenga citas médicas, que cuando vaya a consulta tenga que esperar horas o que cuando le dicen que se tiene que operar tiene que esperar un año, genera desconfianza y puede generar violencia”. Según la diputada, “el sistema sanitario no necesita más seguridad sino más recursos”


También te puede interesar…