J. Ruiz-Tagle Madrid | martes, 23 de abril de 2019 h |

Televisión Española retransmitió el primer debate electoral entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno que estuvo marcado, sobre todo, por la circunstancia de que hoy, martes, haya otro encuentro. Fue como la primera parte de una final, donde los contrincantes se midieron las fuerzas y trataron más de asegurar a sus votantes que ‘pescar’ entre los indecisos que aún quedan. Más allá de análisis generalistas, y atendiendo a la Sanidad, el debate dejó mucho que desear. Hubo menciones, aunque tímidas, a la sanidad con poca profundidad y marcadas por eslóganes que se alejan de la realidad cotidiana.

El representante del Partido Popular esgrimió las listas de esperas que acaban de aflorar en Andalucía como elemento de confrontación a la “gestión socialista”. Como propuesta lanzó un plan de choque, se entiende que similar al que el consejero de Andalucía, Jesús Aguirre, anunció mediante el cual el tiempo de espera se reducirá a 30 días. Las críticas de Casado fueron contestadas por el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien defendió que durante los diez meses que ha estado en el Ejecutivo se ha recuperado la asistencia sanitaria universal que eliminó el Real Decreto 16/2012.

Por su parte, el representante de Ciudadanos, Albert Rivera, mostró a cámara su primera medida en materia sanitaria. Se trata de una tarjeta, que será homogénea en toda España (de hecho sus colores serían los de la bandera de la Nación) para que, en su opinión, dejara de campar la inequidad en el Sistema Nacional de Salud. Este argumento fue retomado por Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, para poner en valor el sistema sanitario actual. Para el candidato de la formación morada, son elementos como la sanidad o la educación las que deben vehicular la igualdad entre españoles más allá de las disputas territoriales.

Concluido el debate, una de las primeras en valorar el aspecto sanitario del mismo fue María luisa Carcedo a través de la red social Twitter. La ministra lanzó un mensaje en el que argumentaba que los representantes de la derecha política no entienden cómo funciona la sanidad en España. “Exigir la tarjeta sanitaria única no tiene sentido, ya existe. Las tarjetas sanitarias son válidas en todo el territorio nacional. Exigir una Cartera de servicios común del SNS no tiene sentido, ya existe. Exigir un calendario vacunal único no tiene sentido, ya existe”, dijo Carcedo.