Ayer se inauguró la Semana del Parlamento Europeo, una cita anual en la que los eurodiputados y diputados nacionales se reúnen para debatir sobre la gobernanza económica de la UE. Al encuentro asistieron los presidentes del Parlamento Europeo y del Parlamento portugués, y los jefes del Consejo Europeo, la Comisión Europea, la ONU, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE).

A lo largo de la semana, estas personalidades abordarán los retos económicos y sociales que deja la crisis del coronavirus para avanzar en la recuperación tras la pandemia y elaborar un presupuesto adecuado para la UE. Además, debatirán sobre la producción de vacunas con la industria y votarán medidas para el turismo.

Un modelo económico insostenible

Aunque los debates continuarán, durante el primer día hablaron sobre las dificultades económicas derivadas de la pandemia, al tiempo que señalaron que esta crisis puede ofrecer la oportunidad de reconstruir las economías de la UE.

Precisamente, David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo, propuso replantear los instrumentos de gobernanza económica y de las finanzas de la UE, pues serían “factores importantes en la recuperación y transformación económica de la UE”. Y es que, según Sassoli, la pandemia ha sido el resultado directo de un “sistema económico basado en la explotación maximalista de los recursos” y puso de relieve la insostenibilidad del modelo económico actual.

En la misma línea fue el discurso de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, al señalar la importancia de continuar protegiendo las economías mientras se trabaja para transformarlas.

Por su parte, el presidente del Parlamento portugués, Ferro Rodrigues, también es partidario de revisar los instrumentos de gobernanza económica de la UE. Además, destacó que la pandemia ha exacerbado la exclusión social significativamente, por lo que considera que se debe avanzar a nivel de la UE en el pilar europeo de derechos sociales.

Evitar una recuperación desigual

El secretario general de la ONU, António Guterres, planteó los peligros de una recuperación desigual de la crisis a nivel mundial e indicó que el despliegue de la vacuna ya indicaba que la desigualdad sería generalizada. También hizo mención a los objetivos climáticos, los cuales deben permanecer “muy arriba en la agenda global” y advirtió de que la amenaza del cambio climático no ha desaparecido con la llegada de la pandemia.

Sobre las recuperaciones desiguales entre los países de la UE también se preocupó Kristalina Georgeva, directora gerente del FMI. “Si no se controla, esto podría conducir a una gran divergencia en 2021 y una convergencia más lenta de las economías durante décadas”, avisó. Añadió que las políticas fiscales de apoyo deberían ir acompañadas de reformas estructurales para hacer las economías más verdes y digitales.

Prioridad climática y digital

“Las economías que emergen después de la pandemia deben basarse en prioridades climáticas y digitales”, afirmó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. “Los fondos y políticas de la UE diseñados para hacer frente a la pandemia deben diseñarse en torno a las necesidades de la generación joven, que ha sufrido considerablemente”, añadió.

Del mismo parecer es la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, quien destacó el potencial de los fondos Next Generation EU y afirmó que podrían ser cruciales para dar forma a economías de la UE más verdes, digitales e inclusivas. Asimismo, cree que los parlamentos nacionales deben desempeñar un papel constructivo para convertir estos fondos de la UE en crecimiento local.


También te puede interesar…